‘Si unas mujeres no son libres, nadie es libre’: manifestantes pro-aborto el Día de la Independencia de EEUU

Los protestantes pidieron que se no se penalice el aborto y que las mujeres puedan decidir qué hacer con sus cuerpos

Protestantes pidieron en Venice que se legalice el aborto en Estados Unidos. (Rise Up 4 Abortion Rights)
Protestantes pidieron en Venice que se legalice el aborto en Estados Unidos. (Rise Up 4 Abortion Rights)
Foto: Rise Up 4 Abortion Rights / Cortesía

El lunes, en un día en que el país celebraba la Independencia de Estados Unidos, docenas de personas se reunieron en la ciudad de Venice para asegurarle al gobierno que mientras el aborto no sea legal, no hay razón para celebrar la libertad.

Con pancartas y cantos de protesta, los inconformes—en su mayoría mujeres—pidieron que se legalice el aborto en Estados Unidos. También mostraron su descontento ante el fallo de la Corte Suprema ante el caso Roe v Wade, el cual fue revocado después de 50 años. Ahora la ley permite que los estados decidan si prohíben o limitan el aborto.

Daniela Estévez, organizadora de la protesta en Venice con el grupo Rise Up 4 Abortion Rights, no creyó que había mucho que celebrar el 4 de julio en un país que “está atacando descaradamente” los derechos humanos de las mujeres.

“Como activista mexicoamericana, me gustaría que Estados Unidos aprenda de América Latina, que lo tome como modelo y que tenga solidaridad con nuestras hermanas afectadas”, dijo la activista.

Estevez dijo que en el muelle de la playa de Venice presentaron un proyecto mediante cartas enviadas de mujeres de Latinoamérica que han participado en la Ola Verde para dar a conocer sus testimonios.

Las manifestantes marcharon en las calles del sur de LA. (Rise Up 4 Abortion Rights)

Se le conoce como Ola Verde al movimiento y color verde, que comenzaron mujeres en países como Argentina, Colombia y México abogando por el derecho al aborto.

“Algunas de las cartas son de mujeres que han tenido abortos”, dijo Estévez. “Todas ellas son mujeres que han participado concretamente en las marchas de la ola verde”.

En lo personal, subrayó Estévez, el derecho al aborto es una cuestión de derechos humanos.

Mientras tanto, Ángeles, de 21 años, otra co-organizadora del evento, dijo que es muy importante abogar por los derechos de las mujeres al aborto porque al final, es un derecho de nacimiento.

“Es algo por lo que ni siquiera deberíamos estar luchando, especialmente las mujeres de color”, dijo Ángeles quien no quiso dar su apellido.

Indicó que el cambio hacia un derecho al aborto seguro y a tiempo puede suceder si se legaliza como lo han hecho países como Colombia, México y Argentina.

“Lo he visto y solo quiero que el pueblo estadounidense sepa que aquí también puede suceder”, indicó.

Añadió que no toma a la ligera que California sea un estado que apoya el aborto; no obstante, indicó que eso no ayuda mucho cuando llegan mujeres de otros estados donde el aborto es ilegal.

“Si traes a tu amiga a una clínica de abortos [a California] también puedes ser arrestada porque es un conflicto del crimen”, explicó . “Tenemos que entender que en California tenemos derecho al aborto y que es un privilegio, pero esa no es la situación de todas las mujeres en Estados Unidos y también debemos tenerlas en cuenta”.

La protesta de Venice se llevó a cabo el mismo día por diferentes ciudades de la nación como Austin Texas, Boston Massachusetts, Chicago Illinois y Honolulu Hawái.

Las mujeres dijeron que no se detendrán hasta que la misma ola verde de Latinoamérica llegue a Estados Unidos permitiéndoles elegir qué hacer con su propio cuerpo.