EE.UU. reiniciará los servicios de visado en Cuba en 2023 para desalentar la inmigración irregular

La Embajada de EE.UU. en Cuba reanudará el procesamiento de visas de inmigrantes en Cuba en 2023 para desalentar la migración irregular

Edificio de la embajada de Estados Unidos en La Habana.
Edificio de la embajada de Estados Unidos en La Habana.
Foto: YAMIL LAGE / AFP / Getty Images

La administración de Joe Biden reanudará por completo el procesamiento de visas de inmigrantes en la embajada de Estados Unidos en La Habana a principios de 2023, como parte de un esfuerzo para desalentar la inmigración irregular desde Cuba, que ha visto un número récord de sus ciudadanos llegar sin documentos a la frontera entre Estados Unidos y México durante el último año, anunciaron funcionarios el miércoles.

Cuando el cambio de política entre en vigencia, los cubanos patrocinados por sus familiares en EE.UU. ya no necesitarán viajar a Guyana para entrevistarse con funcionarios consulares de EE.UU., uno de los pasos requeridos en el proceso de visa de inmigrante. En cambio, todos los cubanos que soliciten visas para venir a Estados Unidos se someterán a estas entrevistas en la embajada en La Habana.

En paralelo, los Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) están incrementado su personal en La Habana para tramitar de forma “efectiva y eficiente” los casos pendientes y llevar a cabo entrevistas.

El pasado 1 de septiembre, la embajada de Estados Unidos en Cuba empezó a tramitar las solicitudes pendientes del Programa de Parole de Reunificación Familiar Cubana (CFRP,) , suspendido desde 2017.

El programa fue puesto en marcha inicialmente en 2007 bajo el mandato del presidente George W. Bush (2001-2009) y da una vía legal para que estadounidenses y residentes legales en EE.UU. puedan reclamar a su familiar en el territorio de Cuba.

El programa fue suspendido diez años después por la Administración de Donald Trump (2017-2021).

En su comunicado de este miércoles, el gobierno estadounidense explicó que estos esfuerzos son “un paso clave” para cumplir con el compromiso hecho por EE.UU. bajo los Acuerdos de Migración con Cuba de garantizar que la migración legal total desde la isla a territorio estadounidense sea de un mínimo de 20,000 cubanos cada año, sin incluir a parientes directos de ciudadanos estadounidenses.

Y señaló que el Departamento de Estado sigue evaluando expandir aun más sus servicios de visado en La Habana si las condiciones lo permiten.

Desde la llegada de Joe Biden a la Presidencia, la embajada de EE.UU en La Habana reanudó en mayo pasado la emisión de visados para migrantes después de una pausa de cuatro años.

Además, su gobierno suspendió el límite de $1,000 dólares trimestrales en las remesas y autorizó los viajes de grupos destinados a hacer contactos con el pueblo cubano, conocidos en inglés como “people to people travel”.

En junio pasado, la embajada de EE.UU. en Cuba amplió el trámite de visados para familiares inmediatos.

Durante su campaña para las elecciones de 2020, Biden prometió volver al deshielo con Cuba iniciado por Obama y dar marcha atrás a muchas de las sanciones impuestas por Trump.