Un versículo de la Biblia escrito en un cajón de estacionamiento provoca un conflicto entre dos judíos en Florida

Marina Gentilesco, trabajadora judía de una secundaria de Florida, se quejó de que un compañero utilizó su cajón de estacionamiento para escribir un versículo de la Biblia, pues considera que denigra a su religión

Empleada de una secundaria judía se queja de un compañero de trabajo por escribir un versículo de la Biblia en su cajón de estacionamiento en Florida.
Empleada de una secundaria judía se queja de un compañero de trabajo por escribir un versículo de la Biblia en su cajón de estacionamiento en Florida.
Foto: JAAFAR ASHTIYEH / AFP / Getty Images

Marina Gentilesco, una trabajadora judía quien se desempeña como asistente de instrucción en la escuela secundaria Wiregrass Ranch, ubicada en el condado de Pasco, Florida, presentó una queja formal ante el director de la institución educativa con relación a lo que considera es una falta de respecto cometida por uno de sus compañeros.

La mujer se encuentra molesta porque a otro de los empleados se le ocurrió la idea de escribir un versículo de la Biblia en su cajón de estacionamiento.

El pasaje bíblico al que hace referencia Gentilesco corresponde al Nuevo Testamento, Filipenses 4:13, y simplemente es una frase que hasta quienes no son judíos podrían considerarla inspiradora: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

No obstante, para la quisquillosa empleada menciona que se enoja cada vez que ve escrita en el piso la frase alusiva a Dios.

“Siento que me está atacando como judío. Me pone al borde de las lágrimas, porque me trae de vuelta a los seis millones que perecieron a causa de nuestra fe, porque somos judíos“, expresó Gentilesco al canal de televisión Fox 59.

Además, la mujer cuyos padres sobrevivieron al Holocausto, también se queja por el hecho de que el versículo de la Biblia se haya escrito en una zona ajena a la iglesia.

“Lo pusiste en una propiedad financiada por el estado. No estoy de acuerdo con eso”, señaló.

Por su parte, Stephen Hegarty, Oficial de Información Pública de las Escuelas del Condado de Pasco, descartó que los comentarios de Marina Gentilesco tengan un fundamento sólido, pues el maestro que escribió la frase en su cajón de estacionamiento simplemente está ejerciendo su derecho a expresarse con libertad.

“No es una violación. Esta es una expresión personal. Tampoco hay proselitismo ni se trata de obligar a los estudiantes a hacer nada en un sentido u otro. No tiene nada que ver con la instrucción. Es sólo un maestro expresándose como si llevara un crucifijo en su camisa. Los profesores y los estudiantes son libres de expresarse“, enfatizó.

También te puede interesar: