La extraordinaria nube de esmog que cubrió Londres hace 70 años y que sumió a la ciudad en el caos y la oscuridad

Por cinco días en diciembre de 1952, la vida normal en Londres se detuvo de golpe, cuando una gran nube de esmog cubrió toda la ciudad.

La extraordinaria nube de esmog que cubrió Londres hace 70 años y que sumió a la ciudad en el caos y la oscuridad

Picadilly Circus, Londres, en 1952. Crédito: Getty Images

El 5 de diciembre de 1952, mientras los londinenses corrían por la ciudad tras el comienzo de la temporada festiva, comenzaron a surgir entre las chimeneas delgadas columnas de niebla.

A medida que avanzaba la noche, la niebla se iba espesando y pronto una capa de esmog asfixió a la capital. Los londinenses tropezaban por las calles, incapaces de ver más allá de unos pocos metros frente a ellos.

Cuando el sol salió al día siguiente, no logró disipar el esmog; en cambio, se hizo más y más espeso, hasta que en algunas áreas la gente ya ni siquiera podía distinguir sus pies.

Durante los siguientes cuatro días continuó ahogando a la ciudad. Los londinenses que respiraban los vapores comenzaron a tener arcadas, y los casos de neumonía y bronquitis se dispararon. Los hospitales comenzaron a llenarse, mientras miles sucumbían al aire nocivo.

Coincidencias

La niebla no era nada nuevo en Londres, aunque nunca antes se había visto en tales extremos. Ya en el siglo XIII, la neblina causada por la quema de carbón cubría la ciudad. Sin embargo, la Revolución Industrial aceleró las cosas.

Puente de la Torre de Londres

Getty Images
Tras la niebla, se ve el puente de la Torre de Londres.

Las fábricas recién construidas bombearon miles de toneladas de gases y partículas por sus chimeneas, contaminando el aire y aumentando la probabilidad de que se produzca esmog. Estas nieblas amarillentas podían causar una carnicería cuando descendían sobre la ciudad. En 1873, por ejemplo, una niebla de diciembre hizo que la tasa de mortalidad de la ciudad se disparara en un 40%.

Hubo algunos esfuerzos tenues para limpiar el aire de la ciudad, pero en 1952 las hogueras de carbón todavía ardían en Londres, y como el invierno de ese año fue inusualmente frío, se arrojó aún más carbón a las chimeneas en las casas.

Para colmo, el 5 de diciembre se formó un anticiclón sobre Londres, atrapando el humo que salía de las chimeneas de la ciudad e impidiendo que se disipara en la atmósfera. Esta olla a presión se desbordó para crear el esmog más contaminado en la historia de Londres.

Caos

Durante los cinco días que cubrió la ciudad, la vida normal se detuvo. El sistema de transporte de la ciudad se vino abajo; los autos abandonados por sus dueños llenaban las carreteras. Las tasas de criminalidad se dispararon, y los delincuentes se aprovecharon del caos.

Mientras tanto, los contaminantes continuaron vertiéndose en la atmósfera. Cada día durante lo que se conoció como “The Great Smog” (El gran smog o la gran niebla) se bombearon al cielo 1.000 toneladas de partículas de humo, 2.000 toneladas de dióxido de carbono, 140 toneladas de ácido clorhídrico, 14 toneladas de compuestos de flúor y 370 toneladas de dióxido de azufre.

Londres, 1952.

Getty Images

Como era de esperar, respirar esta mezcla era muy peligroso, y para al menos 4.000 personas, pronto resultó fatal.

Una mujer de 33 años del barrio de St. Pancras que anteriormente sufría de dolores en el pecho perdió la vida el 9 de diciembre, con un informe que decía: “La niebla parece haber acelerado la muerte, ya que el deterioro repentino de [su] condición fue aparentemente inesperado por el médico que la atiende”.

Primera Ley de Aire Limpio

Los animales también se vieron afectados negativamente. Los medios informaron que más de 100 bovinos en el Smithfield Show (una feria agrícola en el barrio de Earl’s Court) tuvieron que ser vistos por un veterinario como resultado de respirar los vapores, y 12 fueron sacrificados posteriormente.

Vaca, Londres 1952

Getty Images
12 animales fueron sacrificados por causa de la contaminación del aire en Londres, en diciembre de1952.

Un hombre llamado LF Beccle escribió al Ministerio de Salud: “Hubiera compartido el destino del ganado Aberdeen Angus en el Smithfield Show, por el que sentía gran simpatía y sentimiento de camaradería. No podía moverme durante cuatro días sin la mayor angustia”. (…) ¡Debo haber estado muy mal una noche, porque mi esposa me tomó de la mano y dijo que lo sentía por mí! Eso es prueba suficiente de que parecía que iba a morir”.

Su carta continuaba: “¿Qué están haciendo nuestros maravillosos científicos? En una era de propulsión a chorro, energía atómica y todos los milagros de la ciencia moderna de los que nos maravillamos, ¡estas desdichadas personas no pueden resolver el problema de una asquerosa niebla!”

Este sentimiento se hizo eco en todo el país y el gobierno se vio obligado a actuar.

Autobús en Londres

Getty Images

En julio de 1956, menos de cuatro años después de que la gran niebla se asentara en Londres, la primera Ley de Aire Limpio obtuvo la aprobación real. Esto establecía que Londres estaría libre de humo y que tomarían medidas drásticas contra los hogueras de carbón tanto en el hogar como en las fábricas.

El acto se recuerda como un hito clave en la historia del ambientalismo, y la ciudad nunca ha sufrido una contaminación tan terrible desde entonces.

*Esta nota fue publicada en BBC History Extra. Haz clic aquí para leer la versión original (en inglés).


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

En esta nota

Londres reino unido

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain