Protegerte en las esquinas de un edificio podría salvarte la vida en una explosión nuclear: estudio

Los peores lugares para estar durante una explosión nuclear son las ventanas, los pasillos y las puertas de los edificios

Protegerte en las esquinas de un edificio podría salvarte la vida en una explosión nuclear

Investigadores en simularon la explosión de una bomba atómica procedente de un misil balístico intercontinental típico Crédito: Junko Kimura | Getty Images

Tras el estallido de una bomba o misil nuclear no hay un lugar cien por ciento seguro para estar, pero un estudio sugiere que hay lugares más seguros ante un eventual ataque nuclear.

Investigadores de la Universidad de Nicosia, en Chipre, simularon la explosión de una bomba atómica procedente de un misil balístico intercontinental típico y la onda expansiva resultante para ver cómo afectaría a las personas refugiadas en interiores.

El equipo utilizó modelos informáticos avanzados para estudiar cómo una onda expansiva nuclear atraviesa una estructura en pie. La estructura simulada contaba con habitaciones, ventanas, puertas y pasillos, lo que les permitió calcular la velocidad del aire tras la onda expansiva y determinar los mejores y los peores lugares.

“Antes de nuestro estudio, no estaba claro el peligro que corrían las personas en el interior de un edificio reforzado con hormigón que resistiera la onda expansiva”, afirma Dimitris Drikakis, autor del estudio. “Nuestro estudio demuestra que las altas velocidades del aire siguen siendo un peligro considerable y aún pueden provocar lesiones graves o incluso muertes”.

Los mejores y peores lugares para estar durante la explosión

La investigación publicada Physics of Fluids encontró que no basta con estar en un edificio resistente para evitar el riesgo. Los espacios reducidos pueden aumentar la velocidad del aire, y la implicación de la onda expansiva hace que el aire se refleje en las paredes y se doble en las esquinas. En el peor de los casos, esto puede producir una fuerza equivalente a 18 veces el peso corporal de un ser humano.

“Los lugares críticos interiores más peligrosos que hay que evitar son las ventanas, los pasillos y las puertas“, afirma el autor Ioannis Kokkinakis. “La gente debe alejarse de estos lugares y refugiarse inmediatamente. Incluso en la habitación delantera frente a la explosión, uno puede estar a salvo de las altas velocidades del aire si se coloca en las esquinas de la pared frente a la explosión“.

Los autores subrayan que el tiempo transcurrido entre la explosión y la llegada de la onda expansiva es de solo unos segundos, por lo que es fundamental llegar rápidamente a un lugar seguro.

También podría interesarte:

Rusia amenaza con una guerra nuclear si pierde en Ucrania

El Reloj del Juicio Final de 2023 podría advertir sobre un desastre nuclear

En esta nota

armas nucleares

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain