Preocupa la escasez de maestros de educación especial en todo el país

Es el área de las escuelas donde más falta hacen los profesores; un problema que se agudiza con la pandemia

La falta de buenos salarios influye en la retención de los maestros. (Getty Images)
La falta de buenos salarios influye en la retención de los maestros. (Getty Images)
Foto: ROBYN BECK / AFP / Getty Images

La escasez de maestros en toda la nación, se ha acentuado entre aquellos dedicados a la educación especial, a partir de la pandemia cuando muchos de ellos, agotados con el trabajo, decidieron dejar las aulas para perseguir otras carreras y oportunidades.

“Los educadores de niños con necesidades especiales volvieron a la escuela a estudiar otra cosas, otros más decidieron irse a trabajar a organizaciones no lucrativas y unos más regresaron a sus casas a otros estados”, dijo Pablo Olivares, vicepresidente de Inclusive Education Bright Start Schools, quien por 15 años trabajó como maestro de educación especial.

Dijo que la escasez de maestros se da en todo el país, a todos los niveles, no solo en la educación especial.

“Lo que sucedió es que con la pandemia se hizo muy difícil. La enseñanza para los menores con necesidades especiales, es más efectiva en el aula. Para estos niños, estar en una computadora todo el día fue una gran batalla”, precisó.

Y observó que el trabajo de un maestro de educación especial se multiplica hasta 10 veces dependiendo del programa que reciba el estudiante, y la demanda es mucho mayor cuando el menor viene de una familia quebrada y de bajos ingresos.

Recordó que cuando un maestro de educación especial llega por primera vez al salón de clases, piensa que va a cambiar la vida de los estudiantes especiales, pero más del 50% del tiempo, lo va a trabajar escribiendo reportes legales, porque así lo marca la ley federal.

“Eso no depende de si es una escuela es charter o pública. Tuvimos una pandemia, pero la ley federal no cambió”.

La ley federal Acta de Educación para Individuos con Discapacidades requiere que los maestros de educación especial sean preparados y entrenados apropiadamente, y tengan el conocimiento del contenido y las habilidades para servir a los niños con discapacidades.

Así que la presión que sufrieron los maestros durante la pandemia, hizo que muchos decidieron cambiar de carrera o buscarse otros trabajos.

“A eso tenemos que agregarle que no hacen el dinero que merecen. No ganan más que cualquier otro maestro. Un maestro de necesidades especiales del kinder al grado 12 que comienza, gana entre $45,000 y $47,000 al año en California. Quizá puedan llegar a ganar $60,000; y si hay casos de maestros que pueden obtener ya con una maestría, hasta $90,000”.

Definitivamente, el profesor Olivera considera que estamos ante una crisis por la falta de maestros.

“La ley federal es la misma, y la demanda es mucha”.

Dijo que a pesar de esta escasez de mentores, tiene fe en que los maestros van a llegar; y en su caso sigue buscando talentos que tengan pasión por los niños que necesitan una educación especial y por la comunidad latina.

 “La recompensa de ser maestro de educación especial es increíble, sobre todo cuando alguno de ellos te llama un día y te dice que ya está estudiando en UCLA; o es camarógrafo o editor de televisión. Es una alegría incontrolable”.

Anahí Pérez, quien ha sido maestra de educación en la escuela elemental Valor Academy en la ciudad de Arleta en los últimos tres años,  dijo que después de la pandemia, creció la falta de maestros, sobre todo de aquellos de educación especial

Comentó que aunque ella recibe un buen salario y beneficios, sabe que muchos maestros en otras escuelas no están bien pagados, y no tienen los suficientes apoyos para asistir a los niños con discapacidad.

Pese a todos los obstáculos, sostuvo que ser maestro de educación especial es un empleo de mucha recompensa.

Lisetta Huerta, una madre de familia de un estudiante con necesidades especiales que asiste a la Escuela Elemental Valor Academy, dijo que con su hijo no ha tenido ningún problema, pero cuenta con información de que quienes asisten a las escuelas públicas, enfrentan muchos problemas.

“Lo sé porque tengo un sobrino con necesidades especiales que asiste a una escuela del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles. Muchas veces no le dan las facilidades, los trámites son muy largos, batallan para que le hagan las evaluaciones; y si tienen una queja, no saben con quién hablar”.

Y también dijo que al tener salones de clases muy llenos, muchas veces no disponen de suficientes maestros, psicólogos y ayudantes. 

La Opinión no tuvo una respuesta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles ni del sindicato United Teachers Los Angeles (UTLA) sobre el impacto de la escasez de maestros de educación especial.

Edison Mc Donald, de la organización no lucrativa The Arc of Nebraskas, dijo en un seminario organizado por The Education Writers Association que la escasez de maestros de educación especial en el país se reduce a dos grandes problemas, el financiamiento y la crisis general de personal.

“En términos de financiación, la educación especial ha estado radicalmente subfinanciada desde el principio. Y, por lo general, en la mayoría de los estados, la educación especial es la que sufre la mayor escasez de todos los departamentos, incluso más que el área de STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas). Y debido a esa escasez por largo tiempo, hemos tenido un sistema improvisado y apenas capaz de sostenerse a sí mismo”.

Lo que pasó con covid, explicó, es que comenzaron a perder un montón de gente, y lo que debió ocurrir en 20 años, se dio en un año o seis meses.

“Ahora tenemos que lidiar con esa enorme escasez”.