‘Guerreros sin armadura’ combaten la inseguridad alimentaria en Los Ángeles

Detrás de los bancos de comida y las despensas de las iglesias, latinos unen fuerzas nuevamente por la comunidad

Los voluntarios de Hope On Union en la despensa de alimentos del “Día Vegano” le dan verduras a un residente de Los Ángeles.

Los voluntarios de Hope On Union en la despensa de alimentos del “Día Vegano” le dan verduras a un residente de Los Ángeles. Crédito: Nicole Santos / USC | Cortesía

California produce casi la mitad de las frutas y verduras del país, pero según datos de la Asociación de Bancos de Alimentos de California, alrededor de 8.8 millones de personas que viven en vecindarios de bajos recursos enfrentan inseguridad alimentaria y nutricional. Estos significa que estas familias tienen un acceso limitado e inconsistente a la calidad y cantidad de alimentos necesarios para mantener una vida saludable. 

Alex Ríos, un residente de Los Ángeles que visitó un expendio de alimentos donde específicamente se donan frutas y verduras en lo que se conoce como “Día Vegano”, dijo que “hay muchas personas que necesitan la ayuda en estos tiempos tan difíciles. Por eso venimos aquí y lo apreciamos”.    

De acuerdo al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, se pronostica que los precios de los alimentos van a incrementar hasta aproximadamente un 5.8 por ciento este año debido a distintas razones como los efectos de la pandemia de COVID-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania. Debido a esto, la comida se está volviendo financieramente más inaccesible para muchas personas.       

Pero en la lucha contra la inseguridad alimentaria para ayudar a las personas que necesitan acceso a alimentos más saludables, como Ríos y otros, hay personas como Leonel Paz, también conocido como Leo, quien ha pasado más de siete años trabajando en organizaciones sin fines de lucro que recolectan productos frescos para distribuirlos en comunidades de bajo ingreso.       

Los residentes de Los Ángeles hacen fila para recibir verduras en una despensa de alimentos.
Crédito: Nicole Santos / USC | Cortesía

“Yo soy una persona que siente amor por las personas necesitadas, por las personas que no tienen ciertos privilegios y siempre he sido parte de distribuidores de comida”, dijo Paz. “He visto personas que tienen que elegir entre comprar sus medicamentos o comer en la semana. Eso ha tocado mucho mi corazón.” 

Paz es el director del programa de recuperación al por mayor en Food Forward, y dijo que su objetivo es lograr que sus productos lleguen a la mayor cantidad posible de personas para reducir la inseguridad alimentaria en el condado de Los Ángeles.     

“Antes solía hacer el mismo trabajo en otra organización, pero tuve la oportunidad de hacerlo a una mayor escala”, dijo Paz. “[En la otra] hacíamos una o dos distribuciones a la semana, pero aquí podemos distribuir para alrededor de 350 agencias”.  

Plátanos y cebollas verdes son parte de los alimentos en la despensa.
Crédito: Nicole Santos / USC | Cortesía

Debido a las desigualdades estructurales, los datos publicados por la Encuesta de Pulso del Hogar del Censo del país, muestran que los niveles más altos de inseguridad alimentaria están presentes entre personas de color, especialmente afroamericanos y latinos, a pesar de que las personas identificadas como hispanas representan el 78 por ciento de todos los trabajadores agrícolas, según la última Encuesta Nacional de Trabajadores Agrícolas. Esto se refleja a través de los distribuidores de alimentos en Los Ángeles, donde muchos de ellos se identifican como hispanos o latinos.         

“Muchas de las personas que trabajan en el Products Market y tienen la mayor experiencia con frutas y verduras son hispanas”, dijo Paz. “Contratamos a personas que saben cómo hacer el trabajo y tienen experiencia, pero nosotros no trabajamos solo por nuestro salario, sino porque nuestra visión es ayudar a los demás”.                

Paz agregó que es una ventaja que haya tantos latinos en la industria porque “nosotros hemos sentido en carne propia lo que significa no tener que comer y eso nos motiva más”.    

El director de Food Forward proviene de un área rural en la parte norte de Guatemala y creció ordeñando vacas en la granja de su familia antes de ir a la escuela por las mañanas. Desde temprana edad, Paz ha estado rodeado por alimentos y de todo lo que esto implica, como producirlos y distribuirlos.

“Yo siempre estoy dispuesto a ayudar a las personas necesitadas…, por eso vine a Food Forward”.   

Detrás de los bancos de alimentos y las despensas organizadas por iglesias, Food Forward es una de las organizaciones que distribuye alimentos saludables y nutritivos para promover condiciones de vida más saludables y comunidades más equitativas.

Se estima que 8.8 millones de estadounidenses enfrentan inseguridad alimentaria.
Crédito: Nicole Santos / USC | Cortesía

Emir Zambrano, director de gestión de programas de recuperación al por mayor de Food Forward, dijo que uno de los motivos detrás de la creación de esta organización por parte del fundador, Rick Nahmias, fue simplemente distribuir frutas y verduras debido a que la mayoría de los alimentos distribuidos por los bancos de alimentos son enlatados y procesados, los cuales contienen altos niveles de azúcares.

“A medida que las personas adquieren más sabiduría, comprenden que las verduras y frutas son necesarias. No siempre se debe comer alimentos procesados y enlatados”, dijo Zambrano. “Me encanta saber que estoy contribuyendo a la salud de las personas y combatiendo la inseguridad alimentaria”.  

Una de las organizaciones que se asociaron con ellos para distribuir sus productos es Hope On Union, la Iglesia Universitaria Unida. Ambos organizan despensas de alimentos semanales para personas de bajos ingresos que no califican para el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria o no pueden pagar una cantidad adecuada de alimentos para ellos y sus familias.

Blanca Sigüenza, quien ha sido voluntaria durante cuatro años en Hope On Union, dijo que poder ayudar a otros la hace sentir mejor consigo misma y que además, la mantiene activa.  

“Hay muchas personas que no pueden trabajar porque están muy mayores o tienen alguna discapacidad, y esto es de gran ayuda [para ellos]”, dijo Sigüenza.  

Para algunos residentes de bajos ingresos y comunidades de Los Ángeles, es importante poder recibir estos productos más saludables sin costo alguno. Cuando saben o escuchan que va a haber despensas de alimentos cerca de sus áreas, se levantan temprano y esperan en largas pero “valiosas” filas para obtener lo que necesitan y desean.

“No puedo trabajar porque tengo la rodilla lesionada…, me siento satisfecho porque es una ayuda y es gratis, así que ¿por qué no?”, dijo Ríos. “Estoy aquí porque la comida es realmente buena y es una gran ayuda”.     

Organizaciones como Food Forward, Hope On Union y Vegans Of L.A., que proporcionan opciones más saludables para las personas, se esfuerzan por crear un impacto positivo en la comunidad al permitirles tener más control sobre su dieta y abrir puertas a una vida más saludable.       

“En primer lugar, doy gracias a Dios por darnos estos alimentos sagrados y estoy agradecida porque no tenemos que comprarlos y podemos sustentarnos,” dijo Sara Blanco, una residente de Los Ángeles. “Me siento muy bien y me gustaría poder ayudar a otras personas en el futuro también”. 

En esta nota

Alimentos Latinos Los Angeles

Suscribite al boletín de Los Ángeles

Recibe gratis las noticias más importantes de Los Ángeles diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain