Policía de San Francisco recibe críticas federales por su violencia contra minorías

El organismo federal recomienda en un informe al SFPD llevar a cabo hasta 272 reformas

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Policía de San Francisco recibe críticas federales por su violencia contra minorías
La policía de San Francisco se ha visto envuelta en varias polémicas por incidentes en los que se excedieron en el uso de la fuerza contra, principalmente, afroamericanos.
Foto: Fernando Torres / La Opinión de la Bahía

Un informe federal de 432 páginas elaborado por Departamento de Justicia de Estados Unidos denuncia que los agentes de la policía de San Francisco emplean la fuerza contra afroamericanos con una frecuencia mayor que contra otros grupos raciales.

La realización del informe se anunció en febrero de este año y fue solicitada por el alcalde de San Francisco Edwin Lee, que publicó un editorial en el San Francisco Chronicle afirmando que era la manera de reconstruir la confianza mutua entre las fuerzas del orden y la comunidad en la ciudad.

El informe fue publicado el miércoles por el Office of Community Oriented Policing Services del Departamento de Justicia y llegó a la conclusión de que el SFPD fallaba a la hora de investigar y represaliar los incidentes de uso no justificado o excesivo de la fuerza.

También que detienen y registran a afroamericanos con una frecuencia desproporcionada y emplean la fuerza contra este grupo de manera más habitual (el 37% de los casos entre mayo de 2013 y mayo de 2016 involucró a personas de color, un porcentaje mayor que cualquier otro grupo). Nueve de las 11 personas abatidas por policías en ese mismo período eran negras.

Esto revela, concluye el informe, un “sesgo racial implícito e institucionalizado en contra de las minorías“, además de una falta de información y entrenamiento de los agentes.

El informe propone hasta 272 medidas que pueden implementarse para solucionar este sesgo racial. Entre ellas, actualizar el sistema de seguimiento de los incidentes de uso de la fuerza (algunos reportes se conservan en papel, lo que dificulta indexarlos e identificar patrones preocupantes) y proporcionar a los agentes armas no letales como el propio departamento de policía ha reclamado sin éxito varias veces al ayuntamiento.

También aconseja revisar a menudo las comunicaciones de los agentes para asegurarse de que no se difundan mensajes discriminatorios (un reciente escándalo reveló que varios policías intercambiaron mensajes racistas a través de sus teléfonos) y hacer públicas las medidas disciplinarias que se tomen contra agentes que hayan hecho un uso indebido de la fuerza par que la comunidad sepa que este tiene represalias.

El informe solo propone recomendaciones, pero estas no son vinculantes a nivel legal. Dependerá de la cooperación del departamento de policía y las autoridades locales el que se adopten las reformas, y el alcalde Lee ya ha anunciado que el SFPD “aceptará e implementará cada una de ellas”.

Si el departamento no cumpliera con su compromiso de reducir la discriminación racial, la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia podría llevar a cabo una investigación que tuviera mayores implicaciones legales.

Te recomendamos