El nuevo Mundo Ruso y El Salvador

Los vasos comunicantes entre Rusia y El Salvador siguen frescos; esta maravillosa tradición se ha visto enriquecida, al grado de otorgar becas para estudiar licenciaturas y maestrías en las diferentes universidades de Rusia a estudiantes salvadoreños

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

El nuevo Mundo Ruso y El Salvador
Foto: Shutterstock

Un acontecimiento histórico del siglo XVII  se ha convertido en el principal eje identitario de la Rusia contemporánea. Pues el 4 de noviembre se conmemora la gran fiesta patria de Rusia, el Día de la Unidad Nacional, coincidente con la festividad ortodoxa del icono de Nuestra Señora de Kazán, y que conmemora la expulsión de los invasores polacos de Moscú en 1612 por las milicias populares al mando de Kuzmá Minin y Dmitri Pozharski, proeza que puso fin a la época de los disturbios y dio comienzo a la construcción de un nuevo Estado ruso.

A principios de noviembre se realizará en Moscú la X Asamblea Mundial del Mundo Ruso, convocada por la Fundación del mismo nombre, para honrar esta gesta.

Atrás quedó la turbulenta historia del siglo XX, que también significó para Rusia, a costa de enormes sacrificios como la inmolación de 29 millones de ciudadanos soviéticos en la lucha contra el nazismo durante la Gran Guerra Patria (1941-45), volverse referente mundial en la historia contemporánea en un universo de tópicos que abarcan no solo la literatura, la geografía, la música, la ciencia, el arte, la política, la economía, la cosmonaútica o la filosofía.

Hace casi 40 años pisé por primera vez Moscú, para una estancia de 7 años que cuento entre los años más felices y fructíferos de mi vida. Luego vendrían 25 años de vida académica en Alemania, pero esa es otra historia. Porque ya antes de llegar a Moscú, la literatura de los grandes poetas y escritores, como Alexander Pushkín, Mijaíl Lermantov, Andréi Voznesenski o Mijaíl Dostoyevsky, León Tolstoi, Mijaíl Scholojov o Mijaíl Bulgakov, me habían abierto las puertas de la imaginación con un mundo inconmesurable, lleno de estepas, de grandes y luminosas ciudades, de personajes que encarnan de manera paradigmática la condición humana  y lo enigmático que aún hoy sigue siendo el espíritu ruso.

Esos vasos comunicantes entre Rusia y El Salvador siguen frescos; esta maravillosa tradición se ha visto enriquecida, al grado de otorgar becas para estudiar licenciaturas y maestrías en las diferentes universidades de Rusia a estudiantes salvadoreños. Una manera concreta de luchar contra el subdesarrollo que padece nuestro país, formando profesionales de gran utilidad a la nación. En 2015 se enviaron 27, y en 2016 se enviaron 23 estudiantes de El Salvador a la Federación Rusa.

Una de las ventanas a Rusia es la programación diaria del Canal de Televisión de la Asamblea Legislativa de El Salvador, Canal 9, que transmite bloques informativos del canal Rusia Today, en español, y donde se puede ver y escuchar diferentes tópicos sobre la Rusia contemporánea en arte, política internacional, historia, deportes, ciencia y cultura en general.

Es significativa la donación de una escultura con la flor diente de león que el escultor ruso Grigori Potovsky hará al pueblo salvadoreño el 16 de enero de 2017, en ocasión del 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, México.

El arte no conoce fronteras ni ideologías, y es la mejor comunicación entre  mundos diferentes. El Ballet ruso regularmente en El Salvador ha representado varias veces obras maestras como “El Lago de los Cisnes” o “El cascanueces”.

Se trata, en todo caso, de un rostro diferente, de un mundo nuevo por descubrir. De una estrella de dicha cautivante.

(*) David Hernández se graduó de Ing. Agrónomo en la antigua URSSS, y tiene un PhD por la Universidad de Berlín, Alemania

Te recomendamos