Cristiano Ronaldo se quiere hacer ‘viejito’ en el Real Madrid

El portugués se ve de frente ante el espejo de Puskas, Di Stéfano o Gento, baluartes madridistas que terminaron sus carreras con el club merengue casi en su cuarta década de vida

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Cristiano Ronaldo se quiere hacer ‘viejito’ en el Real Madrid
Cristiano Ronaldo, toda una época en el Real Madrid.
Foto: EFE

Las palabras de Cristiano Ronaldo, tras firmar su nuevo contrato con el Real Madrid hasta el 30 de junio de 2021, dejaron entrever un reto mayúsculo que pocos consiguieron en la historia del Real Madrid: superar al mito Ferenc Puskas y, con ello, alcanzar los 40 años de edad aún jugando en el club blanco.

Los felices Años 50 y 60 del Real Madrid encumbraron a jugadores carismáticos que disfrutaron de sus mejores años a edades avanzadas y casi prohibitivas para el siglo XXI. Nombres como Alfredo Di Stéfano, el ya citado Puskas o Paco Gento, alargaron sus carreras hasta muy pasados los 30 años en un buen estado de forma.

Di Stéfano dejó el Real Madrid con 37 años, en 1964. Gento, llegó hasta 1971 con la misma edad, y jugó su último partido en la final de la Recopa de Europa de aquel año que perdió ante el Chelsea (2-1). Y Puskas acabó su carrera con 39 años y dos meses, en 1966.

Los tres son grandes mitos del Real Madrid. Y Cristiano, que ya ha superado todos los registros goleadores con 371 dianas desde que llegó al club, quiere seguir avanzando en sus gestas personales. “No es mi último contrato, quiero jugar hasta los 41“, dijo en la rueda de prensa posterior a firmar su nueva relación con el Real Madrid.

Si consigue finalizar su acuerdo con los blancos, en 2021 Cristiano tendrá 36 años. Aún le quedarán tres para igualar a Puskas, y cinco para cumplir con el reto de los 41 en un día que calificó como de los más felices de su vida.

Será una empresa difícil. A lo mejor, Florentino Pérez tendrá que emular a su admirado Santiago Bernabéu, que a partir de los 30 años renovaba a sus jugadores temporada a temporada. Con Cristiano, es posible que tenga que aplicar esa práctica a partir de los 36. O tal vez ni eso, ya que otros grandes jugadores del Real Madrid rubricaron renovaciones de muy larga duración y acabaron marchándose antes de cumplirlos.

Es el caso de Raúl González e Iker Casillas, que firmaron sendos contratos vitalicios en 2008, cuando el primero terminaba en 2010 y el segundo en 2011. Al final, ninguno acabó su carrera en el Real Madrid: el delantero se marchó en 2010 y alargó su carrera en el Schalke, en el Al-Saad y en el New York Cosmos. Por su parte, el portero se fue en 2015 y a día de hoy juega en el Oporto.

Pero la ambición de Cristiano es ya legendaria. Para convencer a su presidente, y a su afición de que puede rendir a edades próximas a los cuarenta, tendrá que emplearse a fondo. Ninguno de los grandes mitos blancos alcanzó esa edad en el club y el portugués quiere hacerlo.

Lo intentará con el apoyo de su gente, de aquellos que forman su camarilla y cuentan con su máxima confianza. A lo largo de sus años de carrera, en su camino hacia el éxito, no le han traicionado. Y, durante la firma de su segunda renovación con el Real Madrid, no fallaron.

Después de rubricar su contrato con Florentino Pérez, y de llevarse como regalos una camiseta con el número 2021 a la espalda y una réplica de la Puerta de Alcalá, Cristiano llegó al palco de honor del estadio Santiago Bernabéu para dar una rueda de prensa. Y, allí, estuvieron los suyos.

Arropado por los miembros de la Fundación del Real Madrid, por directivos, por su representante Jorge Mendes y, sobre todo, por su madre, Cristiano habló sobre sus sueños y sus ilusiones para los próximos años. Sin corbata, informal, con pendientes y con gafas para la ocasión, y ante 120 periodistas de 95 medios internacionales, reconoció estar viviendo un momento muy deseado.

Es un día demasiado especial, un día muy bonito en mi vida y veo el brillo en los ojos de mi madre”, afirmó antes de recordar a su hijo que no pudo acudir al acto porque estaba en el colegio.

Cristiano se mostró entusiasmado ante la idea de alcanzar los 36 años en el Real Madrid, de alargar su contrato cuando finalice el que acaba de firmar y de retirarse a los 41.

Si lo consigue, habrá superado a toda una institución como Ferenc Puskas, que un día de 1966 colgó las botas a los 39 años. Casi 50 después, Cristiano Ronaldo, se miró al espejo, vio reflejado al húngaro y se propuso el reto de superarle.

Te recomendamos