Mujer es culpable de hacerse pasar como consultora de inmigración y robar $500 mil

Es paralegal, pero se hacía pasar por consultora de inmigración en la ciudad de Cathedral City, en Riverside

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Mujer es culpable de hacerse pasar como consultora de inmigración y robar $500 mil
Sara Salcido al momento de su detención por el sheriff de Riverside acusada de hacer pasarse por consultora de migración y robo mayor.
Foto: Suministrada

Sara Arcelia Salcido, una paralegal de Cathedral City en el condado de Riverside que fue arrestada el año pasado acusada de robar a sus clientes más de 500,000 dólares al hacerse pasar como consultora de migración y prometer visas U para víctimas de crimen, fue hallada culpable.

El juez John J. Evans del condado de Riverside la condenó hoy por seis delitos mayores de gran robo, cargos de hurto menor así como por recibir dinero al hacerse pasar como consultora de migración, al parecer por una cantidad menor de la que inicialmente se le acusó.

De 40 años de edad, Salcido escuchará su sentencia el 20 de enero en el Centro de Justicia Larson de la ciudad de Indio. Podría recibir una condena de hasta cinco años, con cuatro meses en una cárcel del condado.

En mayo de 2015, la fiscalía del condado de Riverside inició una investigación después de recibir una queja de un consumidor acerca de las prácticas de Salcido.

El fiscal de Riverside, Mike Hestrin dijo entonces a los medios de comunicación que Salcido no tenía una licencia para practicar leyes en California. Añadió que la investigación preliminar indicaba que con frecuencia daba consejos legales sin estar registrada como consultora de migración.

Fue arrestada el 27 de agosto de 2015 en su casa de Cathedral City. Los investigadores ejercieron órdenes de cateo en su hogar y negocio, Servicios de Migración y Cortes del Desierto (Immigration and Court Services of the Desert), en Cathedral City.

La indagatoria hablaba hasta de nueve víctimas, pero la fiscalía no precisó el número final de afectados.

La Opinión publicó en marzo de 2015, el caso de Lindy Brau, una hispana a quien Salcido le prometió cuatro visas U para ella y sus tres hijas. La paralegal nunca hizo nada, y Brau tuvo que demandarla en la Corte de Asuntos Menores para recuperar los 3,800 dólares que le había pagado.

Brau dijo entonces que Salcido tenía todo un patrón de engaño a los inmigrantes que como ella no hablan bien el inglés, y tienen empleos de bajos ingresos en los servicios y el campo.

Salcido declaró a La Opinión en ese momento que ella tenía una carrera de muchos años, y había resuelto más de 3,000 casos, entre ellos muchas visas U.

La abogada en migración, Rosa Elena Sahagún, comentó que durante los argumentos de clausura del caso, el abogado defensor de Salcido, dijo al juez que las víctimas eran ilegales y por consiguiente mentían.

Ese comentario es un ejemplo de las tácticas utilizadas para mantener a las víctimas calladas. Sin embargo, la condena de Salcido manda un fuerte mensaje a todos los estafadores. La comunidad ya no está dispuesta a permanecer callada y ser explotada”, subrayó Sahagún.

Añadió que es importante recordar el papel clave de Lindy Brau, madre inmigrante cuya voz se convirtió en un llamado comunitario para que las víctimas alzaran la voz.

El Valle de Coachella despertó y dio a conocer su poder comunitario. El Fiscal Mike Hestrin se ha dado a conocer como defensor de lo justo, sin importar el estatus migratorio de quienes viven en su condado”, destacó Sahagún.

La Fiscalía del condado de Riverside puntualizó que los consultores de migración, no son abogados y no pueden dar consejo legal. De acuerdo al Código de Profesiones y Negocios de California,  los consultores de migración solo pueden proveer servicios como obtener y llenar documentos, incluyendo visas U y traducir preguntas para documentos.

Además deben cumplir con una serie de requisitos como inscribirse con la Secretaria de Estado de California, pasar una investigación de sus antecedentes criminales, y tener fianzas.

Te recomendamos