Test story headline

test story summary

MÉXICO, D.F.— La vida es primero. Salvador Cabañas está haciendo un gran partido en el hospital, pero fue decepcionante ver cómo, en la cancha y, sobre todo en la banca, las Águilas no parecían estar brindando un juego emotivamente especial a su compañero en desgracia.

El América apenas pudo ganar 1-0 en su casa del Azteca, y ante unos Indios que sumaron 20 partidos sin ganar.

Quitando a Pável Pardo, que no paró de repartir gritos pidiendo a sus compañeros que no se quedaran tan abajo; a Memo Ochoa, que realizó al menos tres paradas de enorme calidad para defender su marco, y a Enrique Esqueda que hizo lo poco bueno que se le vio a su equipo en el ataque, nadie más parecía estar jugando un partido $en sus vidas.

Ni Rosinei, que suele ser muy confiable, pero que fue obligado a no subir mucho pues Améica corría un gran peligro ante la floja ofensiva del equipo fronterizo.

Además de la ocurrencia de iniciar con 10 hombres, pues en el silbatazo inicial Esqueda estaba fuera de la cancha, el de ayer fue uno de esos partidos comunes y muy corrientes en el Estadio Azteca, con un América demasiado precavido que presentó un parado inicial con tres contenciones nominales: Pável Pardo, Rosinei y Jean Beausejuor.