Arte con influencia de México y EEUU

'Mex/L.A.' expone de forma cronológica el estilo artístico que se dio en Los Ángeles después de la Segunda Guerra Mundial

El arte que surgió en Los Ángeles durante el periodo de la posguerra resulta de los sucesos históricos y culturales que unen o dividen a Estados Unidos y México, como países vecinos que son.

Por ello, la exhibición Mex/L.A.: “Mexican” Modernism(s) in Los Angeles, 1930-1985 que el Museo de Arte Latino Americano (MoLAA) presenta -como parte de la iniciativa Pacific Standard Time del Centro Getty- examina el surgimiento del arte angelino en relación con los movimientos culturales, sociales, sindicales y políticos que marcaron a México y Estados Unidos, y lo que hoy es California y Los Ángeles, dentro del período que abarca la muestra.

“El arte tan singular que se produjo en el sur de California tiene que ver con esa relación tan permanente que ha tenido California con México… donde siempre se ha dado un flujo informativo y cultural entre estos dos lugares”, dice a holaLA! Rubén Ortiz-Torres, uno de los curador de la muestra que abrió sus puertas el domingo para cerrar en enero del año entrante.

Dentro de ese mutuo flujo cultural se dieron en los años 1930 encuentros entre muralistas mexicanos -como Diego Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y José Clemente Orozco- con pintores estadounidenses y mexicoamericanos que conllevaron a la creación de un arte angelino que en el período de la posguerra hizo de Los Ángeles un centro artístico que impactó en Nueva York, México y otros lugares.

Este arte singular se refleja al ingresar a la primera sala de la exhibición, en la que se encuentra un resumen cronológico de los eventos sociales, políticos, sindicales y económicos que se dieron entre 1930 y 1985 en México, Estados Unidos y la hoy llamada ciudad de Los Ángeles, que desencadenaron el arte angelino, cargado del sello de la “mexicanidad”.

También se observa un dibujo titulado Buenos Vecinos, Buenos Amigos, donde en primer plano se ven los rostros de los expresidentes Abraham Lincoln (EEUU) y Benito Juárez (México) y detrás de éstos a un mexicano y a un estadounidense que dan un apretón de manos mientras cargan sus respectivas banderas.

En otras cinco salas se exponen -entre otras decenas de piezas de arte- bosquejos del controversial mural La América Tropical (1932), que pintó Siqueiros en la Plaza Olvera; así como su clásica pintura Zapata (1931), donde el líder revolucionario de México aparece vestido de charro.

Se exhibe también una serie de obras del escultor y pintor italiano americano Rico Lebran, cuyos trazos dejan ver la influencia que tuvo el estilo muralista de Rivera y Sigueiros.

Sobresale en la muestra una serie de pinturas que el artista mexicano Alfredo Ramos Martínez hizo de los revolucionarios mexicanos, que vertían camisa y pantalón blanco y lucían en el cuello un pañuelo rojo y en la cabeza un sombrero grande de charro hecho de paja- que inspiraron la creación del personaje Speedy Gonzales y la serie animada homónima de Warner Brothers, que en 1955 ganó un Oscar como el Mejor Corto Animado.

La exposición comprende también pinturas y fotografías del artista chicano John Valadez; así como una serie de fotografías que la fotógrafa mexicana Graciela Iturbide tomó en 1986 a cholos y cholas del Este de Los Ángeles.

“Con esta exhibición sobre el arte de Los Ángeles, que por primera vez se expone en el museo [MoLAA], estamos abriendo las puertas a una parte de la cultura mexicana y chicana que ha contribuido al arte de esta ciudad que no se había reconocido antes”, acota Stuart Ashman, nuevo director de esta institución artística con sede en Long Beach.