Brasil ya está jugando

La FIFA da a conocer las sedes donde se disputará el Mundial 2014

RÍO DE JANEIRO, Brasil EEFE).- El partido inaugural del Mundial de futbol de 2014 se jugará en un nuevo estadio en Sao Paulo que apenas está en cimientos, y la final se disputará en el legendario Maracaná de Río de Janeiro, según anunció ayer la FIFA.

La elección del Maracaná, sede de la final de 1950, que Brasil perdió ante Uruguay, era un secreto a voces que ya se daba por hecho por todas las autoridades brasileñas, a pesar de los atrasos en las obras de remodelación del coliseo carioca que se ha paralizado varias semanas por huelgas de los obreros.

El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, dijo que las obras concluirán en febrero de 2013, a pocos meses de la Copa de las Confederaciones, competición que también tendrá su final en el Maracaná.

El gigante carioca fue el mayor estadio del mundo cuando fue inaugurado en 1950, llegando a superar taquillas de 200 mil espectadores.

Pero diversas obras de remodelación y la eliminación de los graderíos de a pie han llevado a reducir su aforo hasta cerca de 80 mil espectadores.

El estadio de forma ovoide, con dos pisos de gradas, exigirá inversiones de unos 450 millones de dólares para adecuarse a las exigencias de la FIFA y para acometer remodelaciones necesarias, como la sustitución de la actual cubierta, que estaba en ruinas, por otra de lona.

Actualmente el estadio está reducido a escombros y solo se ha conservado la fachada, las dos rampas de acceso y la estructura de los graderíos.

La gran duda en Brasil, disipada ayer por la FIFA, era cuál sería el escenario de la inauguración del torneo.

La FIFA siguió las peticiones de gran parte de la clase política brasileña y se decantó por Sao Paulo, la mayor y más rica ciudad del país, y el nuevo estadio propiedad del club Corinthians, frente a otras candidatas como Brasilia o la ciudad de Belo Horizonte.

El estadio del Corinthians fue uno de los más tardíos en empezar las obras por diversos problemas burocráticos y políticos, que solo permitieron iniciar los trabajos a las excavadoras el pasado 30 de mayo.

La circunstancia de ser uno de los pocos estadios brasileños que se levantan desde cero ha facilitado la evolución de los trabajos y la propia FIFA se sorprendió del ritmo de las obras.

En la explanada de tierra roja del barrio paulistano de Itaquera se pueden ver cuatro planos inclinados sobre los que irán las gradas, los primeros cimientos y un par de porterías, colocadas por los ingenieros hace unas semanas para tomar medidas.

El estadio estará terminado en diciembre de 2013, según confirmó ayer el presidente del club, Andrés Sánchez, mientras celebraba la decisión de la FIFA al lado de Ronaldo, figura del comité organizador de Sao Paulo, y de un grupo de obreros de la constructora Odebrecht.

“Ha costado un condenado esfuerzo”, dijo el ex futbolista del Real Madrid y el Barcelona, Ronaldo, sobre su trabajo para influir en la decisión de la FIFA.

El estadio, de planta rectangular, tendrá una capacidad para 68 mil espectadores y tiene un presupuesto inicial de unos 462 millones de dólares, aunque el costo podría aumentar por los atrasos iniciales en las obras.