Breves de Los Ángeles y California

La policía no pudo encontrar ayer al hombre que indicó que tenía una pistola durante un registro que se llevó a cabo de la biblioteca central de California State University, Northridge.

A mitad de mañana se evacuó la Biblioteca Ovita luego de que un miembro del personal se acercara a un hombre que parecía estar afligido y llevaba una camiseta con la frase “Violación de derechos humanos”.

El hombre dijo que tenía una pistola, pero no se vio ningún arma, afirmó la portavoz de la universidad Carmen Ramos Chandler.

Varios cientos de estudiantes y miembros del personal evacuaron el edificio, y la universidad envió mensajes de texto, de correo electrónico y de voz recomendando a los miembros de la comunidad a permanecer alertas. Sin embargo, el recinto universitario no fue cerrado.

Como precaución, se pidió que la policía de Los Ángeles trajera perros entrenados para olfatear bombas para recorrer el edificio, señaló Chandler. La universidad también publicó una fotografía del hombre en su sitio en Internet y en Facebook tomada anteriormente por una persona, dijo.

Una persona familiarizada con el asunto informó a The Associated Press que el FBI pagó un soborno de 1,500 dólares a un agente de la oficina del Sheriff del Condado de Los Ángeles que le llevó clandestinamente un teléfono celular a un recluso en la cárcel.

La persona, que no está autorizada para hablar del caso y pidió mantenerse en el anonimato, dijo que el soborno se pagó como parte de una investigación que el FBI realizó durante meses sobre el extenso sistema carcelario del condado, el más grande del país.

El Sheriff Lee Baca arremetió contra la investigación señalando que ya existían suficientes agencias de supervisión de carácter independiente para garantizar que las condiciones de las cárceles fueran adecuadas.

Baca se debía reunir ayer con el procurador general Andre Birotte para hablar sobre este asunto.

Los Angeles Times fue el primero en informar sobre esta investigación.

El juez de un tribunal federal de apelaciones en San Francisco detuvo la orden de hacer públicas las grabaciones en video del emblemático juicio sobre la constitucionalidad de la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en California que tuvo lugar el año pasado.

El panel del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito dictaminó el lunes que suspendía la orden del juez de un tribunal inferior que hubiese hecho públicos los videos el 30 de septiembre, hasta obtener más información sobre el asunto.

Los abogados de la coalición de grupos religiosos y conservadores que presentaron la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en la hoja de votación de las elecciones de noviembre de 2008 apelaron el dictamen del Ware al Tribunal del 9º Circuito.

Ware dictaminó la semana pasada que el público tenía derecho a las grabaciones, al igual que a cualquier otro expediente judicial, aunque el juez que presidió el juicio dijo que solo serían para uso personal.

Las operaciones del buque Queen Mary en el Puerto de Long Beach han quedado en manos de una empresa hotelera que se especializa en hoteles caracterizados por diferentes estilos de vida, como la marca Hard Rock Hotel.

The Long Beach Press-Telegram informa que Evolution Hospitality LLC, con sede en Newport Beach, asumió el viernes el control de las operaciones del barco atracado en el puerto y de propiedad de la municipalidad.

El presidente de Evolution Hospitality, John Murphy, afirma que el objetivo principal es aumentar los ingresos para ayudar a que el barco vuelva a su apogeo.

Construido en Escocia en la década de 1930, el Queen Mary se instaló en Long Beach como su hogar permanente en 1967. El barco tiene un hotel que cuenta con 314 camarotes originales.

Evolution Hospitality sustituye a Delaware North Co., que se encargó de las operaciones del barco en los últimos dos años. Save the Queen LLC, titular del arrendamiento del barco, finalizó su relación con Delaware North en el mes de abril.