Caen 2,901 tras operativo de ICE

Durante siete días, agentes detienen a extranjeros convictos para su deportación

Un operativo especial de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) concluyó en el arresto de 2,901 delincuentes extranjeros procedentes de 115 países, la mayoría sin documentos legales para vivir en Estados Unidos.

De ellos, 214 fueron detenidos en el área de Los Ángeles y los condados vecinos, como parte de la operación “Cross Check” que duró una semana y en la que participaron unos 1,900 agentes en los 50 estados.

Se trata del mayor operativo realizado hasta la fecha por ICE para arrestar y consecuentemente deportar a quienes son autores de algún delito. Al menos a 1,282 se les acusa de ser convictos de múltiples felonías mientras que más de la mitad de los arrestados están involucrados en crímenes como tráfico humano, intento de homicidio, rapto, robo armado, abuso de menores, asalto, tráfico de drogas y agresiones sexuales.

Solo 42 de los detenidos están vinculados con pandillas y 681 enfrentaban una orden de deportación que no cumplieron. En 386 casos, los arrestados fueron también deportados pero volvieron a entrar a Estados Unidos sin permiso.

Entre ellos se encuentra José Gallardo, un ciudadano mexicano que residía en North Hollywood, quien volvió a entrar al país tras ser deportado luego de ser encontrado culpable de secuestrar a un menor de 14 años en 1996 y de disparar en una vivienda ocupada. El Departamento de Justicia presentará ahora cargos criminales en su contra por entrar de vuelta sin permiso.

“Si no han visto al juez anteriormente, los arrestados deben presentar su caso en corte. En cambio, los que ya tuvieron oportunidad de estar delante de un juez y tienen orden de deportación o volvieron a entrar al país sin permiso, se les deportará directamente”, dijo a La Opinión Robert Naranjo, subjefe de ICE en Los Ángeles.

Aunque Naranjo aclaró que la mayoría de los detenidos son indocumentados, entre los arrestados también hay residentes permanentes que enfrentarán un proceso de deportación por haber cometido un crimen.

El presidente Barack Obama, quien participó ayer en una mesa redonda dirigida a la audiencia latina, dijo que la prioridad de su administración no es deportar a quienes contribuyen en la sociedad, sino a los criminales extranjeros.

“El énfasis es en los criminales”, indicó. “También estamos siendo más efectivos en la frontera”.

El alto número de deportaciones, que supera las realizadas durante la administración de George W. Bush, ha hecho que muchos hispanos pierdan la confianza en Obama, que cuenta con el índice más bajo de aprobación de los latinos desde que es presidente.

“Parece que a la maquinaria de deportación de la administración Obama no le falta aceite.El interés empecinado de seguir deportando por miles se puede haber convertido en una obsesión tanto para antiinmigrantes como para nuestro propio presidente Obama”, indicó Jorge-Mario Cabrera, portavoz de CHIRLA. “Estamos en contra del crimen y aceptamos que a los criminales se les trate con dureza. Sin embargo, tantas veces ICE nos ha proporcionado información no muy transparente o difícil de analizar acerca de la supuesta criminalidad de los deportados que ahora nos cuesta trabajo tomar su palabra por hecho”.

Para la analista política y profesora de USC Ange-Marie Hancock, “Obama está centrando su estrategia de deportaciones en aquellos que han cometido delitos en lugar de quienes no lo han hecho” para tener contento al sector republicano, al tiempo que a una parte del electorado latino. Pero mientras no haya una reforma migratoria “esto retrasa el problema”.

“Lo interesante es saber qué va a pasar en los próximos meses”, agregó Hancock. “Ahora mismo, de cara a las elecciones, no hay nadie más que Obama que apoye una reforma migratoria. La única sombra que podría tener es si algún candidato republicano se muestra mas pro migrante que él”.

“Ha habido un aumento en las deportaciones y no siempre se trata de criminales. También se está deportando a mamás con hijos pequeños que no tienen ningún delito”, dijo por su parte Katherine Vargas, portavoz del Foro Nacional de Migración. “El problema aquí es que desde Washington salen instrucciones donde dicen centrar los recursos en arrestar criminales peligrosos, pero a nivel local esas instrucciones no se siguen”.

“Este operativo es una repuesta a las críticas que ha recibido la administración de Obama, ya que quieren mostrar que están siguiendo el mandato de perseguir a los criminales”.

Este tipo de operativos contra criminales extranjeros se inició en diciembre de 2009 y hasta la fecha a resultado en el arresto de más de 4,600 delincuentes.

El enfoque de la operación que se llevó a cabo entre el 17 y el 23 de septiembre fue, de acuerdo con Naranjo, en “localizar y arrestar a criminales que están viviendo en Estados Unidos, por lo que no se iba a arrestar a nadie que no tuviera un historial criminal comprobado”.

“La iniciativa llega desde la oficina central en Washington”, agregó. “Nosotros nos limitamos a cumplir con los requerimientos de los operativos”.

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain