California enjuicia a más menores como adultos

El 59.8% de los procesados como mayores en 2010 fueron hispanos

SACRAMENTO.- Cada vez más, California enjuicia a sus menores como adultos, y en forma desproporcionada a los latinos y afroamericanos, siendo el condado de Los Ángeles, quien se lleva el primer lugar con más jóvenes condenados como si fueran mayores de edad.

Según el estudio “Enjuiciar a Jóvenes como Adultos” de la Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Delincuencia del Departamento de Justicia, de 2008 a 2010, los hispanos constituyeron la mayoría de los jóvenes que fueron enjuiciados como adultos.

El Departamento de Prisiones tienen cifras más exactas que ilustran la gravedad del problema: En 2010, 214 fueron condenados como adultos, 128 eran latinos, es decir el 59.8% cuando la población de latinos en California es de 38%. En 2009, 324 jóvenes fueron condenados como adultos, el 64.5% eran hispanos; y en 2008, 135 fueron sentenciados como adultos, el 62.2% eran latinos.

Bill Sessa, portavoz del Departamento de Prisiones, dijo que aunque el número de jóvenes que van a prisión ha disminuido, la seriedad de los crímenes es mayor.

Los principales crímenes por los fueron sentenciados como adultos son: 11% homicidios, 92% robos y 96% asaltos.

Los condados que más procesan a los jóvenes son en orden descendente: Los Ángeles, Kern, Fresno, San Diego, Alameda, Orange y Sacramento.

Elizabeth Calvin, defensora de los derechos de los menores por la organización Human Rights Watch, dijo que no hay ninguna evidencia ni investigación sólida que indique que enjuiciar a los menores como adultos disminuye las tasas de criminalidad. “Por el contrario aumenta la reincidencia simplemente porque en el sistema de justicia juvenil hay más oportunidades de rehabilitación que en las prisiones donde van los adultos”, indicó.

“Normalmente se piensa que enjuiciar a un menor como adulto va a disuadirlos de no participar en otras actividades criminales pero ellos no piensan como los adultos en las consecuencias de sus actos”, explicó.

La Asociación de Fiscales de Distritos que representa a los fiscales que son quienes proponen enjuiciar a un joven como adulto no respondió a una solicitud de La Opinión para comentar sobre el tema.

José Gallegos fue a la cárcel por primera vez a los 18 años por vender discos en los callejones de Los Ángeles. Salió a los dos meses, pero volvió por un año más cuando la policía lo encontró vendiendo drogas. “Me pusieron tres años a prueba y ha sido duro porque es muy difícil encontrar empleo, y uno cae en un circulo vicioso como no encuentras trabajo, empiezas con crímenes menores, te pones a vender drogas; y entras y sales de la cárcel”, comenta.

Actualmente el Departamento de Prisiones explica que en las prisiones estatales juveniles, hay 1,118 menores, 56.6% son latinos. Las razones del alto número de jóvenes hispanos en las prisiones, la explica, Rhina Ramos, del Centro de Derechos Humanos Ella Baker.”Los hispanos tienen menos recursos para contratar un abogado y aunque el estado les provee uno de oficio. Estos tienen cada uno hasta 50 casos, así que la representación que les ofrecen es muy pobre”, expuso.

Además llamó al sistema racista y discriminatorio. “Ya no tenemos leyes segregacionistas, ahora estamos metiendo a la gente de color a las cárceles”, destacó. Sin duda para Ramos otros factores como la falta de recursos en las comunidades donde viven los jóvenes, la pobreza, la falta de tiempo de los padres de los jóvenes hispanos que tienen dos o tres trabajos y un sistema de educación con profesores mal pagados y mal entrenados influyen para el alto número de hispanos.

Por otra parte, hasta mayo pasado, 290 jóvenes enfrentaban en el estado cadena perpetua por crímenes que cometieron cuando eran menores de edad. El senador demócrata de San Francisco, Leland Yee fracasó este año en su tercer intento por establecer una ley para que tras diez años de prisión, California revisara estos y potencialmente pudiera darles hasta 25 años de prisión en lugar de toda una vida tras las rejas.