Cuba autoriza venta de autos

Es la más reciente medida para actualizar el modelo cubano

LA HABANA, Cuba .- El gobierno cubano legalizó la compra y venta de automóviles en la isla y buscará regularizar la transmisión de la propiedad de estos, operaciones que estuvieron restringidas durante décadas.

La Gaceta Oficial publicó ayer un decreto firmado por el presidente Raúl Castro en el cual se flexibiliza la transmisión de la propiedad de los vehículos, sea mediante la adquisición o la donación.

Estas normativas son el más reciente capítulo de una serie de reformas para “actualizar” el modelo cubano promovidas por el gobernante y que contemplan apertura para la iniciativa privada y pone límites a la intervención del Estado en los tratos entre particulares.

Las nuevas leyes sobre propiedad automotor, además establecen el procedimiento para que las personas que emigran de manera definitiva dejen sus autos a sus parientes.

“El artículo 21 de la Constitución garantiza el derecho a la propiedad personal sobre los bienes que sirven de satisfacción a las necesidades materiales y culturales de la persona”, expresó la legislación que estará vigente el 1 de octubre.

“Es más fácil para los choferes, por cualquier trámite, que los carros estén a nombre del que realmente tiene el automóvil. Es muy positivo y desde hace tiempo que debería haberse hecho”, dijo Rolando Pérez, un vecino de la capital.

Junto a la normativa general del Consejo de Ministros, la publicación dio a conocer varias resoluciones de ministerios que ofrecen los detalles y reglamentan la forma en que se desarrollará la compraventa y otros procedimientos con los automóviles.

A partir de ahora las personas naturales podrán adquirir autos solo mediante la intervención de un notario demostrando, el vendedor, la propiedad del el vehículo y el comprador firmando una declaración jurada sobre la licitud del dinero con el cual paga.

El primero deberá abonar de impuesto un 4% del valor declarado de la operación – el Estado fija un mínimo de precios – y el segundo otro 4% de tasa como contribución por los Ingresos Personales.

Las normas se aplican tanto a cubanos como a extranjeros con residencia temporal, pero los isleños podrán tener más de un vehículo – pagando más impuestos – y los últimos sólo dos, cuya propiedad podrá ser transferida al salir del país.

Aunque la operación se realice en pesos convertibles (uno a uno en cambio con el dólar) se harán constar en pesos cubanos (un dólar igual a 25 de estos). Ambas monedas están vigentes en el sistema monetario.

Cuba tiene un enorme parque vehicular de carros anteriores al triunfo de la revolución que fueron reparados una y otra vez, gracias a lo cual siguen prestando servicio. También hay un número considerable de autos procedentes de la antigua Unión Soviética.

Hasta ahora los propietarios de los clásicos previos a 1959 podían vender sus autos, no así los posteriores por lo general entregados por el Estado a los ciudadanos en mérito a su trabajo o por estancias afuera del país.

Algunas de las resoluciones publicadas por la Gaceta Oficial también especifican cómo se organizará la venta de vehículos nuevos o usados para los cubanos a partir de las comercializadoras del Estado.

En este caso hay una lista de personas como funcionarios, artistas y otros del servicio público que podrían adquirir sus autos no a través de otros particulares sino de estas empresas estatales mostrando la licitud del dinero para el pago.