De una vez por todas

Pacquiao quiere borrar dudas con un nocaut sobre Márquez

Siente que no tiene nada que probar. Y a estas horas de su carrera está seguro de no deberle nada a nadie. Como para dejar correr el tiempo y darle trámite a lo que le queda de ganas, y cerrar su colosal carrera sin sobresaltos.

Ése sería el predicamento natural para cualquiera, pero no para Manny Pacquiao, quien ayer, en reunión con los medios de Los Ángeles en el Gimnasio Wild Card de Hollywood, dejó en claro que sí tiene una motivación especial para enfrentar a Juan Manuel Márquez y que, más allá de lo estrictamente deportivo, quiere borrar las dudas para pagar las deudas. Si es que existe alguna.

No le ha gustado a Manny Pacquiao que “Dinamita” Márquez haya dicho e insista en que las dos veces que pelearon fue despojado de dos victorias.

“Estás en el boxeo para pelear, no tanto para hablar, y cuando hablas mucho corres el riesgo de faltarle al respeto a alguien”.

Así desliza Manny Pacquiao su primer jab profundo cuando le preguntan porqué eligió pelear contra Juan Manuel Márquez el 12 de noviembre en Las Vegas.

“Voy a pelear con Márquez porque la gente quiere la pelea y porque yo también tendré la oportunidad de demostrar que sé ganar las peleas en el ring y que nadie me ha regalado nada”, dice Pacman.

Ni más ni menos que una mirada por el retrovisor de su carrera como para recordar que dos veces se cruzó con Márquez, y dos veces tuvo problemas para resolver ante el mexicano.

La primera fue en el 2004, cuando Pacquiao tiró tres veces a Márquez en el primer asalto, pero no lo pudo liquidar, y el azteca se mantuvo de pie, fue a jugarse la piel, niveló el combate, y con poco más habría ganado. Esa vez pelearon en las 125 libras y fue empate.

“Recuerdo lo que pasó. Yo dominé la pelea muy temprano, pero no la cerré y el puso mucho valor… Le doy el crédito por su reacción.Pero yo no me quejé de la decisión de que fuera empate”, dice Pacquiao en clara alusión a lo que declaró el campamento de Márquez.

El segundo capítulo Márquez-Pacquiao tuvo lugar en Las Vegas, y lo que pudo ser la revancha del año se liquidó con un triunfo por decisión después de 12 candentes asaltos y una caída de Márquez en el tercer asalto.

Entonces Márquez y su esquina se fueron a Manila, donde el mexicano exhibió una camiseta donde se leía: “Fuimos robados”.

Eso fue lo que no le gustó a Pacquiao, que sintió que ya había limpiado las divisiones menores y tras derrotar a David Díaz en 135 libras se fue a buscar pleitos con hombres de más de 140 libras, con el éxito abrumador que todos conocen.

A todo eso, Márquez construyó una carrera respetable, pero sin lograr el impacto necesario arriba de 140 libras, donde fracasó ante Floyd Mayweather Jr. en una noche mala para el boxeo.

Después de 24 asaltos contra Márquez, ¿qué es lo diferente ahora?

“Algunas cosas han cambiado. Yo subí de peso para pelear con otros rivales y hemos hecho muy buenos combates, yo estoy muy conforme con eso”, afirmó.

Pero supuesto que también cambió en su boxeo, y aunque el recurso básico de su estilo sigue siendo la velocidad de desplazamientos y de manos, ahora tiene mejores movimientos laterales y un volado de derecha por fuera que casi ningún zurdo llega a manejar y con el que noqueó a Ricky Hatton.

“También somos más viejos”, dice, y ríe con desparpajo un hombre que a sus 32 años tiene en su colección ocho títulos mundiales.

Muchos creen que usted está en su mejor momento y que Márquez, a sus 38 años, ya vivió lo mejor. ¿Puede dejar ‘Pacman’ una promesa de nocaut?

“No. Los nocáuts llegan por lo que va pasando en el ring… vamos a ganar el combate… y prometo que trataré de ganar por nocaut”.

Freddie Roach, su entrenador, dice que la pelea no pasará de seis asaltos…

“¿De verdad dice eso? No sé… Hágale caso a Freddie, que suele ser muy acertado” (risas).

Mantiene su ritual de vendarse las manos ante los periodistas mientras responde preguntas desde todos los rincones. Mantiene la compostura profesional de siempre y su comportamiento personal sigue siendo impecable.

“Agradezco a los mexicanos su respeto y su cariño. Lo sentí cuando fuimos a la promoción del combate. Yo había dicho que no pelearía más con mexicanos [ha vencido a nueve], pero se dio esta pelea con Márquez porque muchos la querían”.

Pacquiao (53-3-2, 38 KO’s) y Márquez (53-5-1, 39 KO’s), quienes suman combinados 11 títulos mundiales en 11 categorías, cruzarán guantes el 12 de noviembre en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas.