Declaran la guerra a los grandes negocios de yerba

Los cuatro fiscales federales del estado alegan que no irán contra medicinales

SACRAMENTO.- Los cuatro fiscales federales que operan en California anunciaron que irán con todo para poner fin a lo que llamaron “explosiva proliferación de grandes negocios estilo Walmart y Costco” que venden marihuana en el estado y hacen ganancias millonarias, aparentando que ayudan a personas con enfermedades terminales, incluso si no ceden, advirtieron les incautarán sus propiedades y cuentas bancarias.

Los defensores de los dispensarios reaccionaron al operativo acusando a la administración Obama de ser más destructiva que la administración Clinton y Bush.

Los fiscales precisaron que este operativo no tocará a quienes cultivan pequeñas cantidades de marihuana en el patio de sus casas para el consumo medicinal de sus pacientes con cáncer o con enfermedades serias terminales.”El propósito no es confiscarles sus propiedades sino que paren sus actividades ilegales y no vamos a procesar a gente seriamente enferma y a quienes los cuidan, ni tampoco iremos contra todos los dispensarios sino contra quienes tienen operaciones a gran escala en cultivos, terrenos y tiendas”, puntualizó Benjamin B. Wagner, fiscal federal del Distrito Este de California.

Para los fiscales, son miles los negocios en California que se han aprovechado y abusado de la ley estatal de 1996 que permite el consumo y cultivo de la marihuana con fines medicinales para obtener millonarias ganancias. Incluso, Wagner indicó que gente de otros estados está viniendo a California a hacer grandes negocios bajo el pretexto de la marihuana medicinal.

Esta semana, detuvieron a un hombre de Fresno quien confesó que al día obtenía ganancias por entre 30,000 y 50,000 dólares y hasta tenía una máquina ATM en su tienda.

Melinda Haag, la fiscal federal del Norte del Estado dijo que los cultivadores de marihuana a gran escala está destruyendo bosques y terrenos nacionales en California; usando trabajadores indocumentados traídos de México, algunos a través del tráfico humano para sus operaciones.

A nivel de las tiendas que venden marihuana, comentó que en su distrito no puede caminar una cuadra sin encontrarse con un montón de éstas, muchas veces patrulladas por guardias de seguridad, y rodeadas de cercas.”Si tu te paras y miras por un momento, vas a ver automóviles de los que sale gente joven aparentemente sana y van a las tiendas de donde salen con paquetes de marihuana”, indicó.

En el Centro de California, André Birotte Jr. el fiscal federal del Centro de California, a quien le corresponde Los Ángeles, operan 1,000 tiendas de venta de marihuana.”Tienen tantas ganancias que se han convertido en el blanco de los ladrones callejeros que buscan dinero en efectivo”, señaló.

Laura E. Duffy, la fiscal federal del Sur del estado, dijo que California no sólo es la productora número uno de marihuana de todo el país sino que junto al crecimiento de estos negocios ha venido el aumento del consumo de esta droga por parte de los menores cuyas tiendas se encuentran cerca de escuelas, parques y centros recreacionales. Mostró fotografías de cómo se vende a los niños y adolescentes la marihuana en las escuelas, a través de dulces con imágenes de payasos, helados, galletas, y goma de mascar.

Mientras se daba a conocer el operativo contra la marihuana comercial, afuera del edificio del Departamento de Justicia, decenas de manifestantes protestaban.”Deben dejar que el mercado decida. Si ellos están proporcionando la medicina a los pacientes, !dejénlos!. Tenemos compañías farmacéuticas haciendo miles de miles de millones en ganancias, y la marihuana medicinal no debe ser tratada diferente que las farmacéuticas”, señaló dijo Dale Gieringer, coordinador de la organización nacional por la ‘Reforma de las leyes de Marihuana’, uno de los manifestantes.

El asambleísta demócrata de San Francisco, Tom Ammiano quien ha tratado por la vía legislativa de que California legalice la marihuana para aliviar la crisis fiscal del estado, dijo sentirse desilusionado con la administración Obama por lo que llamó un ataque destructivo y sin justificación alguna a la marihuana medicinal y a los derechos de los pacientes a la medicina.

“El anuncio del Departamento de Justicia significa que las políticas de la marihuana medicinal son peor que las de Bush y Clinton. Es un retorno trágico a las fracasadas políticas que le costaron al estado millones en ingresos por impuestos y dañan incontables vidas”, expuso.

Suscribite al boletín de Los Ángeles

Recibe gratis las noticias más importantes de Los Ángeles diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain