El reto de su vida

LAS VEGAS.- Víctor “Vicious” Ortiz tiene hoy ante sí la oportunidad de dar un gigantesco salto en los escalafones del boxeo mexicano de todos los tiempos cuando defienda su corona de las 147 libras, reconocida por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ante el estadounidense Floyd Mayweather Jr.

La pelea Ortiz-Mayweather encabeza un programa bautizado como “Poder Estelar”, en el cual el MGM Grand Garden Arena de esta ciudad comparte sede con el Staples Center de Los Ángeles.

Dos interesantes choques: Saúl “Canelo” Álvarez contra Alfonso Gómez, y Érik “Terrible” Morales frente a Pablo César Cano, completan los turnos de lujo de la cartelera.

A la cabeza de ese trío de combates principales está el choque Ortiz-Mayweather; uno que -entre muchas otras consideraciones- plantea como tema de discusión el lugar que ocuparía el campeón defensor dentro de los casilleros del pugilismo azteca si logra derrotar al peleador hoy apodado “Money” y que antes se hacía llamar “Pretty Boy”.

Al tope de ese listado hay leyendas de la talla de Julio César Chávez, Rubén Olivares, Carlos Zárate, Ricardo “Finito” López y otros.

Al fondo, la plantilla es extensa. Y en estos momentos Ortiz apenas da sus primeros pasos con marca de 29-2-2 (22 KO’s) y 24 años de edad.

El nacido en Kansas y residente en California estrena el cinto mundial que ganó el pasado mes de abril con una decisión unánime sobre el hasta entonces invicto Andre Berto.

Sin embargo, huelga decir que sus credenciales crecerían como la espuma si vence a Mayweather, considerado por muchos como el mejor peleador “libra por libra” del mundo en la actualidad -en solitaria disputa con Manny Pacquiao-, con 34 años, inmaculado récord de 41-0-0 (25 KO’s), más de una década de experiencia en la elite box��stica, campeonatos mundiales en cinco divisiones distintas (desde las 130 hasta las 154 libras) y una impresionante lista de rivales superados.

Como si todo eso fuera poco, posee una respetable pegada, fina defensa, complicada velocidad de piernas y manos, y reconocida entrega al acondicionamiento físico; factores responsables de su exitoso resumé.

A favor de Ortiz se mencionan su juventud, hambre y pegada, que muchos opinan capaz de hacer mella, particularmente, ante la edad e inactividad -16 meses fuera del ring- de Mayweather.

El consenso de los conocedores se inclina del lado contrario, y Mayweather es amplio favorito en las apuestas. No obstante, no sería la primera vez que un joven talentoso y hambriento supere a un probado veterano que se tomó ese riesgo.

Ejemplos de ello hay muchos, y bastaría mencionar la paliza que recibió un ya-entrado-en-años Sugar Ray Leonard, quien apenas cuatro peleas antes había vencido al “Marvelous” Marvin Hagler, a manos de un joven Terry Norris.

El turno semiestelar de Las Vegas estará a cargo del choque entre el veterano tijuanense Érik Morales (51-7-0, 35 KO’s) y Pablo César Cano (22-0-1, 17 KO’s) por el vacante título junior welter del CMB.

Ambos son mexicanos y ésa es una de las pocas similitudes entre ambos. Para Cano es su primera pelea por un título mundial y nunca ha peleado más allá de ocho asaltos.

Morales, en cambio, es un experimentado excampeón de cuatro categorías diferentes -busca convertirse oficialmente en el primer mexicano que gana cetros en cuatro divisiones- y cuyo resumé incluye inolvidables triduos sobre el ring frente a Pacquiao (Morales ganó la primera de esas tres), y Marco Antonio Barrera.

“Queremos que sea una noche histórica y vamos por el anhelado cuarto título”, dijo Morales.

Se anticipa un triunfo de Morales, aunque no se descarta que –al igual que en el choque Ortiz-Mayweather- el factor juventud incline la balanza del lado opuesto.

Esta noche, Mayweather Jr. tiene una bolsa garantizada de 40 millones de billetes verdes y el pleito será clave en su carrera, pues podría recibir una oferta de hasta 100 millones de dólares para medirse con el filipino Manny Pacquiao.