En contra de cadena Univision

Sería la primera vez en que se haría un boicot a una empresa televisiva

En la que sería la primera vez que aspirantes presidenciales boicotean activamente a una cadena de televisión estadounidense, cinco precandidatos republicanos han amenazado con no asistir a un debate organizado por la cadena Univision, a celebrarse el 29 de enero próximo, dos días antes de la primaria de Florida.

Ellos son el exgobernador de Massachussets Mitt Romney, el gobernador de Texas Rick Perry, el ex gobernador de Utah Jon Huntsman, el empresario Herman Cain y la congresista Michele Bachmann.

Todos dijeron que no accederán al planeado debate en respuesta a una historia publicada por The Miami Herald el domingo, en la que personal de Rubio y fuentes anónimas de Univision acusan a ejecutivos de la cadena de presión inapropiada sobre Rubio para que accediera a dar una entrevista al programa Al Punto.

Dicha situación habría ocurrido hace tres meses.

Las fuentes acusaron al presidente de noticias de Univision, Isaac Lee, de ofrecer que no publicarían un reporte comprometedor sobre el cuñado de Rubio, quien estuvo preso por narcotráfico, si el político accedía a ser entrevistado en el programa.

En un comunicado emitido ayer, Univision lo niega. “Univisión no ofreció anular la historia de un operativo de drogas relacionado a familiares del Senador Rubio. No haríamos ese tipo de ofertas a ningún sujeto de una noticia y no lo hicimos en este caso”.

La conversación ocurrió el 7 de julio de 2011 en una teleconferencia entre personal de Rubio y altos ejecutivos de Univision.

En una carta enviada al día siguiente por Alex Burgos, director de comunicaciones de Rubio, se menciona en detalle la molestia del senador por la discusión en torno a las razones esgrimidas por Univision para publicar la nota de su cuñado y pide que la misma no se difunda, pero no menciona que Univision hubiera intentado presionar al senador.

Roberto Suro, profesor de periodismo de la Escuela Annenberg de Comunicaciones de USC en Los Angeles, dijo que era muy extraño que candidatos a la presidencia tomaran partido y den por sentado que lo que dice la historia del Herald es exactamente lo que ocurrió.

“Me parece extraño que estos candidatos decidan que un lado de este debate está 100% en lo correcto. Es un precedente peligroso para cualquier político asumir que una historia que está basada principalmente en fuentes anónimas es cierta y que amenacen con boicotear a una cadena de la importancia de Univision, que tiene la inmensa mayoría de la audiencia hispana de este país”, dijo.

“No tiene sentido, al menos que hayan decidido que les conviene más tomar una postura radical en inmigración y una actitud provocativa hacia esta importante cadena para excitar a la base restriccionista”, agregó el catedrático.

Rubio no negó que la historia de su cuñado fuera cierta, pero su oficina argumentaba que Univision no debía publicarla porque no tenía nada que ver con el senador, quien en aquel momento tenía 16 años.

Suro indicó que ciertamente la nota era “historia antigua” y que Univision no logró mucho publicándola, aunque posiblemente tenía cierta relevancia, dado que Rubio apoyó la Ley de Arizona, argumentando que se trataba de un asunto de seguridad pública por la entrada de drogas al país.

En un email, el reportero Marc Caputo de The Miami Herald defendió su historia indicando que utilizó “múltiples fuentes anónimas que dieron información similar a lo reportado por la gente de Rubio…varias de estas fuentes son gente honesta, profesional y bien informada”.