Familia de víctima en línea roja demandará a Metro

Madre de Jesse Garay dice que quiere proteger seguridad de otros

Janie Garay, la madre del primer pasajero de Metro asesinado desde que se abrió el servicio de trenes, dijo ayer que espera que una demanda contra esa entidad gubernamental pueda servir para mejorar la seguridad de todos los usuarios del medio de transporte público.

“Yo solo espero que nadie pase por lo que nosotros estamos pasando”, expresó casi entre sollozos dentro de las oficinas del abogado Michael Alder, donde ayer se anunció la presentación de una queja oficial contra la Agencia de Transporte Metropolitano (Metro o MTA), acción que abre paso a una eventual demanda civil.

“El era un bueno hijo conmigo, muy querendón, yo lo extraño mucho”, agregó.

Según la queja oficial presentada el miércoles, Metro falló en brindar la seguridad adecuada a Jesse Garay cuando fue apuñalado por otro usuario del transporte público.

En la queja se especifica que la agencia también permitió que se excediera el límite de pasajeros en las unidades, falló en monitorear adecuadamente las cámaras de seguridad y en actuar adecuadamente con los procedimientos de emergencia tras el incidente.

Jesse Garay, de 59 años, fue apuñalado por un pasajero dentro de un vagón de la línea roja del Metro el pasado 19 de agosto, resultado de lo que las autoridades describieron como una aparente pelea entre pasajeros.

El incidente, que ocurrió de noche y justo antes de llegar a la estación de Hollywood y Vine en la ruta con dirección al norte, marcó el primer asesinato de una persona dentro del sistema de transporte de rieles, desde su apertura en 1993.

El 23 de agosto las autoridades arrestaron a Gene Sims, un indigente de 33 años, como el presunto responsable del ataque a Garay. Hasta la fecha no se le han presentado cargos.

De acuerdo a la policía de Los Ángeles, Sims se encuentra detenido por una supuesta violación a los términos de su libertad condicional y tendrá una comparecencia en la corte el próximo 29 de septiembre sobre este caso.

Alder, el abogado de la familia de la víctima, dijo que la queja es paso rutinario antes de una demanda a una entidad gubernamental. En la demanda se pretende exigir quw Metro pague por los gastos funerarios de Garay además de por el dolor emocional y “por la pérdida de servicios, de tranquilidad, cuidado, guía, consejería y compañía”, entre otros, que el occiso hubiera proveído a su madre.

Según Alder, la familia quiere convertir esta tragedia en algo positivo al obligar, con la presión del público, a que la compañía realice cambios en la seguridad.

Desde hace algunos días se ha abierto el sitio http://www.makemtasafer.com para que la gente pueda hablar sobre los problemas que supuestamente la compañía no aborda públicamente.

José Ubaldo, vocero de Metro, dijo que la entidad no hace comentario en torno a posibles litigios. Sin embargo, hizo hincapié en que es muy raro que pasen estos incidentes en el sistema de trenes.

“Llevamos más de 300 mil abordajes y más de 70 millones de pasajeros usando este sistema”, expresó Ubaldo. “Desde ese día el Sheriff [del condado de Los Ángeles] ha aumentado su presencia en la línea roja”, agregó.