Hispanos se distancian de postulados del GOP

Problemas actuales de Nevada, donde se celebra hoy el debate de los precandidatos, agudiza el vacío político existente

LAS VEGAS, Nevada.- Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas. Así dice el dicho, pero el debate republicano de hoy, parece ser la excepción a la regla. Mientras la atención política nacional se centra en las novedades que traerán los candidatos a la ciudad del juego, a nivel local, son pocos los hispanos que siquiera han notado un cambio en la rutina diaria.

“¿Hay un debate? No sabía, dice David, un mexicano que trabaja acomodando autos a unas pocas cuadras del hotel The Venetian, donde se realizará el noveno encuentro por las primarias republicanas.

Lo mismo ocurre con algunos estudiantes de la Universidad de Nevada que deambulan por el principal centro de estudios de la zona.

“No tenía idea”, dice José un joven salvadoreño.

“Acá todos estamos centramos en el siguiente examen, de lo otro nada”, asegura Rosa, una alumna mexicana.

Michael Flores, vocero de la Coalición Juvenil de Nevada va más lejos: “la gente parece más interesada en ver al conductor de CNN, Anderson Cooper, que en el evento” enfatiza.

Aunque por naturaleza, las primarias de cualquier partido no llaman la atención popular, la falta de interés por el debate en las calles, habla también de un fenómeno particular del estado, en cuanto a la relación entre los hispanos y el partido conservador.

“Los republicanos en Nevada no se enfocan mucho en enviar mensajes a la comunidad latina aquí y de hecho, son un poco desorganizados. La elección del 2008 los diseminó. En los comicios de 2010, se recuperaron un poco, pero no lo suficiente. No tienen un buen movimiento de base para enviar un mensaje fuerte a los latinos”, explica el profesor de ciencia política de la Universidad de Nevada, Kenneth Fernández.

Incluso, a la hora de nombrar a las principales estrellas del debate, las luminarias de Las Vegas parecen brillar con mucha mayor intensidad que sus nombres.

La congresista Michele Bachmann, el empresario Herman Cain, el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, el legislador Ron Paul, el gobernador de Texas, Rick Perry, el exgobernador de Massachussetts, Mitt Romney, y el exsenador Rick Santorum; todos se darán cita en una ciudad, donde probablemente tendrán que apostarlo todo, para ganar la atención popular.

El exgobernador de Utah, Jon Huntsman, ya parece estar poniendo todas sus apuestas en una sola ficha, pero no precisamente en Las Vegas, sino en New Hampshire.

Hasta el momento es el único candidato que se ha rehusado a asistir al debate, en protesta porque el estado adelantó sus primarias para el 14 de enero.

A pesar de la lejanía aparente entre los latinos y la coalición conservadora, en el campo demócrata, muchos ven un vacío en el estado, que nadie está aprovechando. Luego que el presidente Barack Obama, ganara cómodamente en Nevada en 2008; el desempleo, la crisis inmobiliaria y la ausencia de una reforma migratoria, han golpeado fuerte a los votantes.

Mientras a nivel nacional el empleo bordea el 9.1%, en Nevada el promedio alcanza 13.4%. Asimismo, el estado reporta cifras récord en ejecuciones hipotecarias, llegando a más de 60 mil.

No es extraño entonces que la idea de fundar el llamado “Tequila Party” haya nacido justamente de aquí. Su creador, Fernando Romero, nuevo director estatal de Democracia USA/Consejo Nacional de la Raza, ya no está al mando del movimiento debido a su reciente nombramiento, pero continúa creyendo en él y con ganas de apoyarlo desde un lugar menos protagónico.

La idea de este nuevo movimiento, fue utilizar la misma estrategia empleada por el “Tea Party”, pero con el objetivo de impulsar una agenda con prioridades para la comunidad hispana. La meta es lograr mover a los partidos de la misma forma que este brazo político conservador lo hizo con los republicanos, en el área de reducción de gasto fiscal.”Hay temas que ningún partido quiere tocar, inmigración es uno de ellos. Obama hizo una promesa muy fuerte, muy clara y no cumplió, a nadie se le puede olvidar eso. Ha sido una desilusión”, asegura.

“Por otra parte, la mayoría de los candidatos republicanos han adoptado posturas extremas. Sólo hablan de seguridad fronteriza, cuando todos sabemos que esa área ya está cubierta. No quieren enfrentarse al problema real de inmigración, a encontrar una solución para los 12 millones de indocumentados”, agrega.

Ahora, sin embargo, líderes políticos en Arizona como Dee Dee García-Blase han tomado la batuta del Tequila Party, mientras el liderazgo en Las Vegas, continúa vacante, luego de problemas domésticos por quién se llevaba el crédito de la idea original.

El movimiento espera captar adeptos y está embarcado desde junio en una gira por 20 estados para motivar a la gente a votar y desde ahí ganar poder político. ¿Lo lograrán en Nevada? Hagan sus apuestas.