Hispanos son los más pobres

Falta de servicios básicos marcan el gran desafío

MARTINSBURG, West Virginia – Uno que otro hispano entra en la tienda Lupita’s. Es domingo, son más de las 5 pm y las opciones en el vecindario para comprar son limitadas.

“Todo lo demás está cerrado, pero nosotros no. Atendemos los siete días de la semana”, dice Jorge Silva, su dueño. Pero al hablar de sus clientes latinos, este mexicano no puede evitar tomarse la frente y mover su cabeza en señal de negación.

Cada vez tiene menos hispanos consumiendo sus productos. “Falta trabajo en esta área”, cuenta. “Los pocos que se han quedado, compran con mucho cuidado, apenas lo indispensable”, comenta.

Ahora, sus principales clientes son afroamericanos y blancos. Esto a pesar que su local está lleno de artículos latinos, como banderas de América Latina y camisetas de futbol. Y es que en lugar de mejorar, la situación de la comunidad hispana en el estado ha empeorado.

Las cifras del censo de 2000 indican que 2,550 latinos vivían en la pobreza en West Virginia. Un número que ahora se elevó a 5,196, más de un cuarto de los hispanos en la zona.

Al mirar estadísticas como el ingreso promedio en la mayoría de la población, la distancia entre las razas no arroja un contraste abrumador: $31,546 versus $37,423. Es en el extremo más pobre, donde está el problema.

De acuerdo a Dr. Christiadi, demógrafo de la Universidad de West Virginia, el perfil económico de la comunidad se explica porque las principales industrias donde se emplean los hispanos no se han desarrollado con suficiente impulso en el estado.

De acuerdo a cifras de la Oficina del Censo la mayoría de los latinos en West Virginia se dedica a los servicios de comida y a manufactura.

La falta de empleo e ingresos suficientes ha limitado el acceso de los hispanos a servicios básicos en el estado. “El tema de inmigración es siempre complicado, pero incluso para personas que tienen papeles, su acceso a servicios es limitado.

En términos de su conocimiento respecto a lo que hay disponible y de parte de los proveedores de servicios, está el ser sensibles a sus necesidades”.