Historias para ayudar

Una campaña busca asistir a víctimas de violencia doméstica

Más de 15.5 millones de niños en Estados Unidos han vivido en el último año un episodio de violencia doméstica en sus casas, según datos de la organización Futures Without Violence.

Esta misma institución encontró que uno de cada tres adolescentes en el país sufre de abuso físico, emocional o verbal por parte de su pareja sentimental en el noviazgo.

Además, la causa número uno de lesiones en las mujeres entre los 15 y 44 años ocurre por violencia doméstica.

“En nuestra cultura latina existe el estigma de no hablar de esto y de aguantar todo antes de llegar a un divorcio o separación de una pareja que nos abusa física o emocionalmente”, dijo Ada Álvarez, periodista, autora y sobreviviente de abuso durante el noviazgo.

“Yo quiero cambiar eso, particularmente en nuestra comunidad porque tristemente dos de cada cuatro mujeres que sufren violencia doméstica son hispanas”, compartió Álvarez.

A nivel nacional, los casos de violencia doméstica continúan en ascenso. Y a nivel mundial, una de cada tres mujeres será golpeada, violada o será víctima de algún tipo de abuso en el transcurso de su vida, indica la organización The United Nations Development Fund for Women.

Con el afán de contribuir a la disminución de estos casos en el país, durante el Mes Nacional de la Concienciación sobre la Violencia Doméstica, algunas celebridades de Hollywood y víctimas de violencia doméstica unieron su talento e historias para crear tres documentales: Brinda alegría, Ofrece esperanza y Regala sueños, como parte de la iniciativa Mary Kay Historias de Inspiración. El material está disponible solo en marykayhistoriasdeinspiracion.com.

Con esta campaña, esta compañía de cosméticos busca apoyar con donaciones los refugios que asisten a víctimas de violencia doméstica, que se calcula son unas 70 mil víctimas por día, según datos revelados por The National Network to End Domestic Violence.

Dicha organización busca que víctimas como Ruth Alfred, una madre de familia que sufrió violencia por parte de su pareja se conviertan en sobrevivientes.

“Sientes que no hay salida, pero al final siempre existe la alegría de estar viva, de salir adelante y de encontrar la verdadera felicidad”, dice Alfred en su testimonio incluido en el documental Ofrece esperanza.

Otro aspecto grave sobre este problema es que “los casos de violencia doméstica en el país se han incrementado desde la depresión económica debido a problemas financieros en los hogares”, señaló Karen Rogers, vicepresidenta de la Fundación Mary Kay.

La terapeuta Antonia Tellez, del Centro Bilingüe de Consejería Familiar en Ontario, explica que ” la parte social y cultural es lo que impide a las víctimas de violencia doméstica hablar de su problema”, aseguró.

“Muchas veces las víctimas ni siquiera reconocen ese comportamiento como inaceptable porque es permitido en su cultura o en la forma de vida de la gente que les rodea”, añadió.

Pero como lo demuestran muchos testimonios, incluidos los que aparecen en los documentales, este es un problema, “que se puede superar, que se puede recuperar una vida normal comenzando con un par de sesiones de terapia donde la persona entienda que no es su culpa y que conozca lo que es una relación saludable”, destacó la terapeuta.