Incertidumbre por el plan

Vecinos del noreste de LA temen ser excluidos por el desarrollo del corredor Cornfield Arroyo Seco

Una vez más, la opción de vivienda asequible para los residentes de la ciudad de Los Ángeles que más lo necesitan, se vislumbra lejana.

Con confusión y evidente preocupación, miembros de las comunidades del sector noreste de la ciudad se reunieron la mañana de ayer durante la presentación del Plan específico de desarrollo para Cornfield Arroyo Seco (CASP, por sus siglas en inglés).

Se trata de un proyecto de desarrollo urbano que busca transformar 263 hectáreas del corredor conocido como Cornfield Arroyo Seco -que rodea el Río Los Ángeles y abarca partes de Lincoln Heights y Chinatown- para convertirlo en una nueva zona industrial ecológica, que ofrecería vivienda accesible.

“Será accesible para los que ganan 100,000 a 200,000 dólares al año”, afirmó con tono de preocupación Sissy Trinh, directora ejecutiva de Southeast Asian Community Alliance (SEACA), una organización de abogacía en la comunidad de Chinatown. “No para los actuales residentes que ganan poco más de 20,000 dólares anualmente. Esta propuesta no esta diseñada para nuestras comunidades sino para la gente que nos quiere desplazar”.

“Este plan no está diseñado para las compañías constructoras de vivienda accesible”, dijo por su parte Serena Lin, abogada del Public Counsel Law Center. “Por el contrario, crea permisos de uso de tierra para compañías que construyen viviendas de lujo”.

Compartiendo la misma o aún mayor preocupación se encontraba Blanca Espinoza, una vecina de Lincoln Heights que con la ayuda de un aparato de traducción al español escuchó la presentación, observó el video, vio los planos colocados al lado de una carpeta de cientos de páginas que describía el proyecto y que se encontraba a la entrada del Goodwill Job Center donde se llevó a cabo la presentación.

Representantes del East LA Community Corporation estuvieron ahí para ayudar a miembros de la comunidad latina a entender el plan. Pero lo que Espinoza quería saber simplemente lo resumía en una pregunta: “con la nueva zonificación, ¿podrían sacarme de mi casa?” La encargada de la presentación Claire Bowin, del departamento de planificación de la ciudad, respondió: “Eso lo vera usted en su momento con la Autoridad de Vivienda”.

De esa manera, con muchas más preguntas que respuestas, prosiguió la reunión de dos horas durante las cuales el Concejal por el distrito 1 de la ciudad de Los Ángeles, Ed Reyes, habló brevemente sobre los beneficios del CASP.

“Este plan, que se inició hace cuatro años, promete ofrecer una opción de que la gente que trabaja aquí, pueda vivir aquí mismo y no tenga que pasar horas en el tráfico por no poder pagar el costo de la vivienda en esta área. Además fomentará la creación de empleos”, opinó el concejal.

Pero Bowin fue especifica durante la presentación sobre que el plan no solo ofrecerá vivienda para personas de bajos recursos sino “vivienda mixta”.

Eso no satisfizo al Dr. Tom Williams, miembro del Concejo de Vecindarios LA-32. “Ningún capítulo de este plan habla sobre cómo será manejado el cambio social”, dijo. “Yo creo que si este plan se aprueba entonces ninguno de nosotros estaremos más aquí”.

El documento oficial que describe el CASP estará disponible para revisión de cualquier persona interesada en la Biblioteca Central de Los Ángeles y las bibliotecas sucursales de Chinatown y Lincoln Heights. La revisión ante el Concejo Municipal se llevará a cabo en noviembre y de ser aprobado, entraría en su fase de adopción en enero del 2012.