‘Jova’ trastorna rutina de atletas

Las lluvias y el frío interrumpen los entrenamientos y llegada de deportistas

GUADALAJARA, México (EFE).- Las lluvias del huracán “Jova” alteraron la normalidad de los deportistas, que ayer, con paraguas y impermeables, afrontaron demoras en sus entrenamientos y algunos viajes para asistir a los Juegos Panamericanos de Guadalajara (México).

A dos días de la apertura, la agenda cambió al paso de las horas para finalmente cancelar las prácticas de los paracaidistas, entrenamientos de los deportistas y hasta retrasos en los vuelos, como los que transportaban a parte de la delegación argentina.

Fuentes de la delegación sudamericana confirmaron que algunos atletas se quedaron varados algunas horas en la capital mexicana,

“Ha habido algunos atrasos, pero lo importante es que están llegando”, precisó Eduardo Moyano, jefe de prensa del Comité Olímpico Argentino.

Entre los afectados por la situación está el ciclista Walter Pérez, medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y designado abanderado de Argentina para el desfile inaugural de los Juegos Panamericanos mañana.

Moyano manifestó su seguridad de que el laureado ciclista llegará a tiempo para tomar parte en el desfile.

Para ayer estaba además prevista la llegada a la sede de los Juegos de los representantes argentinos de softbol, balonmano, pelota vasca, parte del equipo de natación sincronizada y del de tiro.

“Jova”, cuyo ojo tocó tierra ayer por la madrugada en la costa central del Pacífico mexicano, se debilitó y cayó de categoría 2 a 1 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), y pronto se convertirá en una tormenta tropical.

Las lluvias afectan los estados de Jalisco, Michoacán, Nayarit y el sur de Sinaloa.

El sentir general en la Villa es que las precipitaciones y el frío sin duda son factores negativos, pero se confía en que la situación sea pasajera.

Sin embargo, ni los chubascos ni las bajas temperaturas con las que amaneció ayer Guadalajara restaron color a la Villa Panamericana ni entusiasmo a los atletas, que aprovecharon el tiempo libre para relajarse, “ponerse guapos” y contactar con las familias.

“No siento nada de nervios de momento”, dijo Pedro Sibila, ciclista de la selección de Cuba.

“Hemos tenido problemas con la bicicleta y no hemos podido entrenar en la pista por la lluvia, pero estoy tranquilo”, añadió el corredor, que como tantos otros de sus compañeros aprovechó la jornada para contactarse con los suyos desde una sala con Internet.

“Aquí puedo comunicarme con mi gente de Cuba y con amigos míos que están en otros países. Hacerlo desde Cuba es muy complicado. Desde aquí es mucho más fácil”, comentó Sibila mientras tenía abiertas varias ventanas de conversación en el chat de la red social Facebook.

En el espacio principal de la Villa hay numerosos comercios que venden desde la mercadotecnia oficial de la competición hasta establecimientos de las principales compañías de comida rápida, donde se degustan numerosas pizzas, alitas de pollo y hamburguesas.

En las mesas los atletas charlan entre ellos de forma relajada y conviven con periodistas y compañeros de distintas selecciones.

“Todos los días por aquí pasan más de 20 atletas”, comentó Diego Ayala, una de las personas que trabajan en la peluquería ubicada en plena Villa. “Están a gusto, hablan de sus cosas, de cómo se lo están pasando… pero sobre todo quieren ponerse guapos antes de la competición”, añadió.

Cortes de pelo, lavado y secado de cabello, manicuras, pedicuras, maquillaje, tintes, depilados… todo lo necesario para ofrecer su mejor versión ante millones de espectadores que podrán disfrutar de los Juegos a partir de hoy, día para el que se espera que el clima haya mejorado y los efectos del huracán Jova se hayan desvanecido.

“El hecho de estar mojándose es un riesgo para la salud”, comentó Yareli Santos, miembro del personal técnico de la delegación venezolana.

“Es mayor el riesgo de que se resfríen o contraigan enfermedades, desde luego este tiempo trae consecuencias negativas”, agregó.

“Jova”, cuyo ojo tocó tierra ayer por la madrugada en la costa central del Pacífico mexicano, se debilitó y cayó de categoría 2 a 1 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), y pronto se convertirá en una tormenta tropical.

Las lluvias afectan los estados de Jalisco, Michoacán, Nayarit y el sur de Sinaloa.

El sentir general en la Villa es que las precipitaciones y el frío sin duda son factores negativos, pero se confía en que la situación sea pasajera.

Es un deseo que comparten tanto deportistas como comerciantes, ya que las cifras de ventas ayer no fueron muy halagüeñas.

“Hoy [ayer] no he vendido un solo helado”, declaró Mariana Camarena, la encargada del establecimiento principal de estos dulces que existe en la Villa.

“No sale casi nadie a la calle”, apuntó Elizabeth desde su tienda de bollería. “Estamos a la intemperie y este clima nos afecta mucho, apenas hemos vendido productos hoy [ayer]”, concluyó.