Juntos por una causa

Más de 30 mil personas participaron en la caminata de lucha contra el Sida, calculan organizadores

Andrés Salazar, un chef de repostería de Los Ángeles, ha participado en la Caminata del Sida por 16 años, desde que su tío, Chewy, falleció de sida.

“Me duelen las rodillas, estoy listo para volver a casa, quitarme los zapatos y meter los pies en agua caliente”, dijo ayer al final de la jornada de 10 kilómetros, un acontecimiento anual para recaudar fondos para el sida.

Junto a él estaba su padre, su madre, su abuela y sus dos primos gemelos.

“Tengo que darle crédito a mi suegra, que fue quien nos inició en la participación de la caminata. Tiene 86 años y ha estado con nosotros”, dijo su padre, James Salazar, de 61 años, que trabaja como conductor de autobuses del LAUSD.

Según los organizadores de la marcha, AIDS Walk Los Angeles (AWLA), alrededor de 30 mil personas participaron en la vuelta, que tradicionalmente tiene lugar en un circuito de calles y avenidas que va desde West Hollywood a Los Ángeles.

Según Craig Miller, el fundador y productor de la caminata, esta permitió recaudar más de tres millones de dólares para la causa.

Varias figuras políticas y artistas de la farándula se hicieron presentes en West Hollywood para la edición 27 de la marcha, asistencia inevitable dado que se trata de una de las actividades que más movilizan a los angelinos durante todo el año.

Entre ellos estaban los alcaldes de Los Ángeles y West Hollywood, Antonio Villaraigosa y John Duran respectivamente. En sus discursos abordaron la actual crisis del sida en esas ciudades, y exhortaron a sus ciudadanos a sumarse a la cruzada contra esa epidemia.

Los fondos recaudados en la marcha de ayer serán canalizados hacia el proyecto AIDS Los Angeles (APLA) y otras 24 organizaciones del condado que se dedican a ayudar a las personas seropositivas, y a prevenir la enfermedad.

El apoyo de varias de las corporaciones más importantes del país es vital para el éxito de la operación. Desde sus orígenes AWLA ha levantado más de 72 millones de dólares para la causa del sida.

“En la medida que nos acercamos al 30 aniversario del comienzo de la epidemia en los Estados Unidos, esta iniciativa reafirma su importancia; de hecho, se ha convertido en la fuente más importante de fondos para quienes dependen de los servicios que provee APLA”, según Craig Thompson, director ejecutivo de AIDS Project Los Angeles.

El poder de convocatoria de la caminata se refleja en las participaciones grupales que engrosaron la caminata. Escuelas, universidades y compañías privadas aportan fuertes contingentes a ella.

“Vinieron muchos estudiantes de CSUN, pero en nuestro grupo hay 11. Es una gran causa, y al mismo tiempo nos da horas de servicio comunitario”, dijo Diana Martínez, de 19 años, estudiante de Sociología y miembro de la fraternidad Sigma Omega Nu Epsilon de la Universidad Estatal de California en Northridge.