LA es capital de las parejas homosexuales

Cifras estimadas surgen de primera encuesta realizada por el Censo

A pesar de que San Francisco tiene la fama de ser conocida como la capital mundial del movimiento gay, Los Ángeles es la ciudad del país que concentra el número más alto de parejas homosexuales que viven juntas.

En concreto, 13,292. Le sigue Chicago con casi 10,849 y, entonces luego sí, San Francisco con 10,461.

En cualquier caso, California es el estado donde residen más parejas homosexuales, un total de 98,153, doblando el número de parejas que lo hacen en Nueva York, donde sí está permitido que contraigan matrimonio.

Son las estimaciones más recientes ofrecidas por la Oficina del Censo tras la encuesta de población del año pasado, la primera que en toda la historia incluyó un apartado donde las parejas homosexuales que viven juntas -casadas o como parejas de hecho-, podían identificarse como tal.

Para los grupos que apoyan el matrimonio entre personas del mismo sexo, los números de Los Ángeles y California dan aliento en la lucha por ganar ese derecho. “Esto proporciona justificación agregada para derechos iguales de casamiento a nivel del estado y federal, sobre la revocación de la Proposición 8 y el llamado Acto para la Defensa del Casamiento”, indicó Ari Gutiérrez, copresidenta de la Alianza Latina para la Igualdad.

En todo el país, oficialmente hasta abril del año pasado había 131,729 parejas de homosexuales casadas y 514,735 registradas como parejas de hecho, es decir, con algunos de los derechos de los que goza un matrimonio, pero sin estar casados.

Entre el sexo de las parejas, no suele haber grandes diferencias: 51% de las parejas son entre mujeres y 49% entre hombres.

Aún así, se cree que el número oficial es mucho menor del que pudiera ser en realidad. “Los números seguramente sean tres veces más altos. Sigue habiendo mucho tabú y mucho estigma. Muchas personas no se han incluido como parejas homosexuales en el formulario del censo por el qué dirán, aunque se trate solo de un número”, dijo Reynaldo Reyes, homosexual que participa activamente en grupos comunitarios. “Hemos aprendido a vivir presentando a nuestras parejas como primos, amigos o compañeros. Para cuando llega alguien extraño a preguntarte de buenas a primera si tienes pareja, lo callas”

Reyes vive con sus papás y en la actualidad no tiene pareja, aunque sí mantenía una relación en la fecha que se realizó el conteo. Aún así, no pudo marcarse como pareja homosexual ya que no vivía con ella, lo cual era un requisito imprescindible para ser tenido en cuenta en el censo.

No obstante, cree que el hecho de que la Oficina del Censo haya incluido por primera vez un apartado para clasificar las parejas del mismo sexo es un gran avance. “Eso manda el mensaje de que nos consideran como parejas. Vamos a seguir luchando para que así se nos reconozca. Es un gran paso para nosotros, y cada paso que hacemos es una gran batalla ganada en esta guerra”, agregó Reyes, quien se sorprendió al conocer los números porque pensó que San Francisco sería la primera ciudad con el número más alto de parejas homosexuales.

Y en realidad, también lo es, pero visto de otra manera. Para el demógrafo Gary Gates, del Instituto Williams de UCLA, “Los Ángeles tiene más parejas homosexuales porque es una ciudad en la que vive más gente”. “Pero cuando contamos cuántas parejas hay por cada mil habitantes, San Francisco es la número uno del país”, indicó el experto.

Siguiendo esa metodología, California sería el cuarto estado con el mayor número de parejas por cada mil habitantes, por detrás del Distrito de Columbia, Vermont y Massachusetts. En estos tres lugares está legalizado el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

“Lo que sabemos con estos números es que hay parejas de homosexuales viviendo juntas en todo el país. Una de cada cinco incluso están criando hijos”, dijo Gates. “El censo no pregunta si está casado o no, solo si están viviendo juntos”.

“El 30% de las parejas se consideran que son esposos cuando legalmente no están casadas, aunque vivan bajo una unión de hecho”, agregó. “Y eso se da mayoritariamente en los estados que permiten las bodas entre parejas homosexuales”.

Aunque la Oficina del Censo ya empezó a contar las parejas del mismo sexo en sus estadísticas, para este demógrafo es importante que “otros servicios federales incluyan en sus formularios preguntas sobre la identidad o la orientación sexual, porque hay mucha discriminación todavía”.