¡Las sepultan!

Cruz Azul pone el último clavo en el ataúd de las Águilas y clasifica

MÉXICO, D.F. (NTX).- Contundente en las jugadas que generó adelante, Cruz Azul venció ayer 3-1 a un inofensivo América para ligar su tercer triunfo consecutivo sobre su acérrimo rival y confirmar su asistencia a la Liguilla del Torneo Apertura 2011, ante un lleno en el Estadio Azul.

El argentino Emanuel Villa marcó par de veces, a los minutos 2 y 75, y Javier Orozco se encargó del segundo a los 63′; por las Águilas descontó, con un golazo de tiro libre, el argentino Daniel Montenegro, al 80′.

Con este resultado, La Máquina llegó a 29 puntos y se aseguró terminar en el subliderato del campeonato, abajo de las Chivas, que ayer empataron 2-3 con Pachuca y alcanzaron las 30 unidades.

La escuadra de Coapa terminó su campaña de pesadilla con sólo 15 puntos en el penúltimo lugar general.

Un gol de vestidor, apenas al minuto con 20 segundos, a cargo del argentino Emanuel Villa, fue determinante en el rumbo de partido, pues los celestes controlaron así el encuentro frente a un América que luchó, pero que no tuvo éxito en sus avances ni en el control de sus acciones.

Javier Aquino continúa como un amuleto para el cuadro celeste frente a los de Coapa, pues de sus botines surgió ayer el primer tanto de los cementeros, que fue ganado por alto por “Tito” Villa al canterano Érik Pimentel para dejar parado a Armando Navarrete.

Esta anotación permitió al equipo de Enrique Meza controlar el juego, aunque se dedicó a patear el balón mientras los de Coapa intentaban generar oportunidades en una fría tarde en la que el encuentro no prendía.

Ya muy cerca del final del primer lapso, una acción describió el accionar de la visita, cuando Matías Vuoso controló un balón dentro del área, pero al momento que iba a disparar cayó al suelo y apenas tocó el balón, que llegó suavecito a las manos de Jesús Corona.

Casi enseguida vino un nuevo avance de peligro de los cementeros en un remate de Javier “Chuletita” Orozco a un servicio de Fausto Pinto que dio en la red por fuera y generó la ilusión óptica de que había sido anotación.

El segundo tiempo comenzó entre penumbra, pues la totalidad del alumbrado del lado poniente se apagó, pero después de que el silbante consultó con los capitanes decidió reiniciar el partido y la luz regresó de forma paulatina hasta pasados los 15 minutos.

América continuó con sus ataques en busca del empate, y pareció encontrar su recompensa al 61′, cuando el recién ingresado Daniel Márquez mandó el esférico al fondo de las redes, pero el silbante anuló la jugada porque en una acción previa Vuoso cometió falta sobre el portero Corona.

Para evitar otro susto, casi enseguida Cruz Azul marcó el 2-0 que le permitió ahora sí dominar el encuentro casi en su totalidad.

Javier Aquino desbordó a fondo por derecha y puso un “bombón” para Orozco, quien en el área de meta sólo tuvo que empujar para anticiparse a su marcador al 63′.

La afición celeste comenzó a sentir en las manos el triunfo, mientras su equipo empezó a ir más al frente en busca de ampliar la ventaja.

En un contragolpe, los argentinos Giménez y Villa se combinaron para una media vuelta de este último dentro del área que le dobló las manos al arquero Navarrete para el 3-0, al 75′, apenas tres minutos después de que había hecho un atajadón y le había robado un gol al “Chaco” en tiro libre.

Las Águilas le pusieron vergüenza y buscaron descontar, por lo menos para no irse en cero, y de los botines de otro pampero, Daniel Montenegro, pudo descontar con un golazo de tiro libre desde fuera del área que entró por la horquilla derecha para el 3-1 final.

Al silbatazo de Roberto García Orozco la afición cementera se entregó con su equipo, mientras varios de los jugadores regresaron el gesto con aplausos hacia la tribuna.

El trabajo del central fue regular, sin complicarse en las marcaciones y con lo cerrado de la jugada que le invalidó a Daniel Márquez.

Amonestó por los locales al capitán Gerardo Torrado, Fausto Pinto y al chileno Waldo Ponce; por las Águilas pintó de amarillo a Óscar Rojas, Juan Carlos Valenzuela, a “Rolfi” Montenegro y a Érik Alan Pimentel.