Latinos apoyan reforma de salud

Difieren en el mandato de compra de cobertura médica, revela sondeo de opinión

Los votantes latinos tienen una relación complicada con la Ley de Reforma de Salud que se aprobó en marzo de 2010, ya que por un lado apoyan la mayoría de sus cláusulas y se oponen a su anulación, pero se resisten, como otros votantes, a la disposición de la ley que les obligará a comprar cobertura, el llamado “mandato”.

Así lo reveló la encuesta Impremedia/Latino Decisions (IM-LD), la quinta en una serie de seis encuestas nacionales que exploran las opiniones de la población latina más integrada a la sociedad estadounidense: los votantes registrados. Esta entrega del sondeo se enfocó en el tema de la cobertura de salud y la ley de reforma sanitaria.

Los resultados revelan que el 50% de los votantes latinos apoya que se mantenga la legislación denominada “Ley Federal de Salud Asequible” (Affordable Health Care Act) y solo un 29% apoya que se revierta, cifras similares a la opinión de la población en general.

Pero un 59% de estos votantes no responden bien a la disposición contenida en la ley que les obliga a comprar un seguro si no tienen cobertura y se oponen a la misma.

El mandato de compra de seguros es precisamente la parte más controversial de la ley de sanidad más importante aprobada en Estados Unidos en muchos años y ha sido objeto de varias demandas, así como de al menos dos decisiones de tribunales a nivel de apelación, una sosteniendo su legalidad y otra rechazándola. Se cree que finalmente la Corte Suprema decidirá este asunto en el próximo año.

Por otra parte, los votantes latinos expresan niveles abrumadores de apoyo por disposiciones individuales de la ley. Por ejemplo un 85% está a favor de que el gobierno ofrezca créditos impositivos a negocios pequeños que ofrezcan cobertura a sus empleados y 63% respalda que se prohíba a las compañías de seguro rechazar a potenciales asegurados basándose en su historial médico.

“Los votantes latinos apoyan la reforma sanitaria y particularmente respaldan muchas de sus cláusulas, excepto el mandato. Cuando exploramos un poco más sobre las razones, vemos una preocupación mayor entre los latinos de más bajos recursos”, indicó Matt Barreto, profesor de la Universidad de Seattle en Washington y asesor de Latino Decisions.

El rechazo latino hacia el mandato puede responder en parte a la idea de que quien no cumpla con el mandato podría ser multado, explicó Barreto. Entre los que tienen ingresos inferiores a 40,000 dólares anuales, la oposición es del 65%, la más alta del grupo.

Barreto apunta al perfil político conocido de la mayoría de los votantes latinos, donde la idea de un “gobierno intruso” que interviene en asuntos privados no es una preocupación importante. Este es un punto clave en la oposición de los conservadores y en particular el Tea Party republicano, que busca revertir la ley.

“Al contrario, la mayoría de los latinos ve favorablemente la acción gubernamental en temas sociales como este”, señala el catedrático.

Gabriel Sánchez, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Nuevo México, cree que siendo esta la provisión que más han usado los grupos republicanos para cuestionar la ley en general, este resultado refleja el éxito de esa estrategia.

“El mandato no es popular entre ningún grupo de la sociedad. Obviamente, es allí donde se han enfocado quienes cuestionan la reforma y está resonando con fuerza”, dijo Sánchez.

No obstante, esto no quiere decir que el votante latino favorezca revertir la ley, un tema popular entre los conservadores que nunca apoyaron la reforma y uno de los puntos más populares de discusión dentro de la primaria presidencial republicana.

Todos los precandidatos republicanos han prometido que, de llegar a la presidencia, buscarían revertir la Ley Federal de Salud Asequible y han criticado el mandato, el gasto público en la expansión de cobertura y otros aspectos de la ley.

Pero los latinos apoyan la expansión de cobertura que viene con la reforma, ya que apoyan disposiciones individuales cuyo objetivo es ofrecer seguro a quienes no lo tienen. Más ejemplos de la encuesta: 75% respalda la cobertura del “hueco de dona” para medicamentos en Medicare y 80% está a favor de asistencia financiera a quienes no puedan comprarla.

No obstante, el optimismo sobre los efectos de la ley es moderado y hay porciones de este sondeo que revelan que estos ciudadanos no esperan mucho de la medida.

Cuando se les pregunta cuál será el efecto de la ley sobre la calidad de la atención médica que recibirán, un 47% cree que seguirá más o menos igual, solo 23% piensa que será mejor y otro 23% cree que empeorará.

Algo similar ocurre en cuanto al costo de la salud: un 38% considera que permanecerá más o menos igual; un 24% considera que mejorará y un 31% que irá a peor.

Más preocupante políticamente para Washington es que estos votantes sienten que sus problemas no están siendo escuchados en el gobierno, algo que no es único a ellos en este momento. Un 58% de votantes latinos piensa que sus necesidades no se toman en cuenta en la capital o que se toman en cuenta muy poco.

El sondeo revela que un 17% del votante latino no tiene cobertura médica, una cantidad menor al de los latinos en general, que supera el 30%. Se considera que los votantes tienen mejor posición que los inmigrantes más recientes, ya que no solo están más integrados sino que tienen más acceso a empleos que incluyen cobertura de salud.

En este caso, un 44% afirma que tiene cobertura por su trabajo, 8% que la compra en privado y 21% que la recibe del gobierno.

El nivel de cobertura de la población en general es similar al de los votantes latinos, que es el grupo latino más integrado en Estados Unidos. Por ejemplo, según el sondeo Kayser de septiembre, 14% de la población en general no tiene seguro médico; 46% está cubierto por el trabajo; 10% compra cobertura privada y 23% está cubierto por el gobierno.

Entre los votantes latinos, 25% declaró haber perdido su cobertura sanitaria en los últimos dos años y 56% afirma que el costo de su cobertura ha aumentado, convirtiéndose en una pesada carga para su bolsillo familiar.

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain