Mariachi rompecorazones

El Vargas de Tecalitlán espera conmover con su ópera 'Cruzar la cara de la Luna' en París

PARÍS (EFE).- La leyenda del arte mariachi José “Pepe” Martínez, que ayer estrenaría la ópera Cruzar la cara de la Luna en el Teatro del Châtelet, dijo que “el publico va a sentir que le rompen el corazón” con esta obra cuyas canciones escribió con el libretista Leonard Foglia.

La historia es la de una familia de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos a lo largo de tres generaciones y el sentimiento de sus diferentes miembros de dónde está verdaderamente “su casa”, allí donde nacieron, allí donde viven o quizá en el país de donde vinieron sus ancestros.

Esta primera opera mariachi de la historia se estrenó en versión concierto en 2010 en la Gran Opera de Houston para conmemorar el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de su Revolución.

En el Châtelet es la misma creación pero con algunos toques “más sentimentales”, explicó Pepe Martínez, director desde hace 35 años del Mariachi Vargas de Tecalitlán, “los mejores” de todo México, en palabras de Plácido Domingo, gran conocedor e intérprete de su arte.

No, “hay muchos, muchos y todos, la mayoría afortunadamente, que han sido y están siendo buenos”, porque toman el ejemplo del Mariachi Vargas, precisó el heredero de esta compañía fundada por Gaspar Vargas, en 1898, en Tecalitlán, Jalisco, al comentarle las palabras del famoso tenor español.

Del resultado lírico-mariachi de Cruzar la cara de la Luna, Pepe Martínez aseguró que hasta a él mismo le encanta cómo está quedando; “estamos tocando más bonito que antes”.

“Los compadres del Mariachi Vargas están poniendo todo su gusto, su forma de tocar, de ayudar a los cantantes” a interpretar las canciones que se hicieron nuevas “entre el señor Floglia y un servidor”, añadió.

“Todas las tonadas son inéditas, canciones nuevecitas”, son las mismas que en 2010 sólo que aquí los cantantes tuvieron más tiempo de ensayar, de aprendérselas muy bien “y están sonando muy bonito”, consideró.

Recordó que no había hecho nunca antes una ópera “y menos con el puro mariachi, pero es lo que querían ellos”, en Houston, donde se presentó en versión concierto, mientras que en París se presenta ya en versión semiescénica, con puesta en escena, decorados y vestuario también de Foglia.

Otra novedad respecto a la versión estadounidense es que en París la obra incluye también una coreografía de Keturah Stickann, destacó.

“Acepté la propuesta a condición de que se aguantasen a la forma con la que yo escribo, al estilo del mariachi, que se gana con muchos años”, una manera de “meterse uno en el corazón de la música mexicana y nada mas eso”, dijo.

No es difícil. “Es una cosa que hago yo todos los días. Trabajo para artistas, cantantes, mujeres y hombres. Tengo el corazón lleno de México”, del sentir mexicano, resaltó Pepe Martínez quien prometió no haber sentido miedo alguno al crear su primer ópera y la primera ópera mariachi de la historia.

“Le tengo mas miedo a mi señora; realmente, para tener miedo en la música, no estaría donde estoy”, precisó este maestro que ha dirigido múltiples giras por el mundo, apariciones en conciertos, películas, programas y numerosos conciertos y grabaciones con orquestas sinfónicas.

El culpable “de que nosotros estemos aquí” es el presidente de la Ópera de Houston; “nos obligó a hacer esto y con mucho gusto, y ahora venimos aquí a Francia y a lo mejor un día de estos vamos a España”, añadió.

La dirección de Cruzar la cara de la Luna, de la que se ofrecen en París seis representaciones, de ayer al martes, es de David Hanton.

Las voces son de Brian Shircliffe, Brittany Wheeler, Octavio Moreno, Cecilia Duarte, Vanessa Cerda-Alonzo y David Guzmán, quienes junto al Mariachi Vargas dejaron impresionados al público de París el miércoles, en el ensayo general.