Medicina al día: BULTO EN EL SENO

El mes de octubre se dedica a la concienciación del cáncer del seno y es importante que las mujeres sepan cómo reconocer los signos y síntomas de esta enfermedad.

Cuando aparece es muy pequeño y no da síntomas (por eso pruebas como la mamografía son tan importantes).

Si no se detecta, sigue creciendo hasta formar un bulto (que se puede encontrar durante el examen médico o a través del autoexamen que la mujer se hace en casa).

Al crecer, el cáncer puede cambiar el aspecto o la textura del seno causando: un bulto o endurecimiento en el seno o la axila; dolor o inflamación en el seno; hundimientos en la piel del seno; secreción sanguinolenta del pezón; hundimiento o dolor del pezón; enrojecimiento o escamas en el seno o pezón.

No todos los cambios en el seno significan cáncer, pero hay que acudir de inmediato al especialista. Si se detecta a tiempo, aumentan las probabilidades de superar la enfermedad.

¡No pierda ni un minuto si descubre algún cambio en sus senos! Mejor aún: no espere a que le avise. Hágase el autoexamen periódicamente y, según su edad e historial clínico, una mamografía cada año a partir de los 40 años, como recomienda la Asociación Americana contra el Cáncer. Si tiene dudas, siempre consulte con su médico.

Un 83% de los trabajadores estadounidenses almuerzan o meriendan frente al escritorio, según un informe del Home Food Safety Program.

Quizás convenga para ahorrar tiempo y adelantar el trabajo, pero ¿es bueno para la salud? Es poco probable.

Resulta que el escritorio promedio guarda 100 veces más bacterias (incluyendo la Salmonella y la E.coli) que la mesa de la cocina.

Así que mucho cuidado a la hora de desempacar el almuerzo: limpie bien el escritorio con toallitas desinfectantes previamente. Aproveche y limpie también el teclado de la computadora, donde también se alojan las bacterias. ¡Y no se olvide de lavarse bien las manos antes y después del almuerzo!