Merkel está dispuesta a recapitalizar

BRUSELAS, Bélgica (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró dispuesta a una nueva recapitalización de la banca, y apuntó a una posible revisión al alza de las pérdidas que tendrá que asumir el sector privado en el marco del segundo rescate a Grecia.

Las dudas sobre la solvencia del sector financiero europeo y el temor a que la primera víctima, la entidad franco-belga Dexia, provoque un efecto dominó en Europa y afecte a los bancos sistémicos, han aupado de nuevo el debate sobre un nuevo plan de recapitalización a lo más alto de la agenda de los líderes europeos.

Merkel consideró “apropiada” una nueva inyección de fondos en la banca europea si Europa llega a la conclusión de que, a la vista de las actuales circunstancias en los mercados, las entidades no disponen de suficiente capital para resistir la crisis de la deuda.

“Alemania está preparada para llevar a cabo esa recapitalización, si fuera necesario”, señaló tras su encuentro con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. La canciller alemana opinó no obstante, que para ello los jefes de Estado y de Gobierno deben tomar su decisión en base a unos criterios concretos y unificados .

“Pienso que el tiempo apremia y por eso debería haber rápidamente una decisión”, indicó, al tiempo que dijo que, si fuera necesario, está dispuesta a discutir un nuevo plan en el Consejo Europeo, que celebra su próxima cumbre el 17 y el 18 de octubre.

Merkel aclaró después en el Parlamento Europeo, donde se reunió con su presidente, Jerzy Buzek, que, si bien el acuerdo del 21 de julio incluye la posibilidad de que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) conceda préstamos a los gobiernos para financiar la recapitalización de instituciones financieras, esa opción está sujeta a condiciones.

En cualquier caso, los bancos deben intentar primero por sus propios medios reunir el capital necesario y solo si no lo consiguen entraría en juego el Estado y sólo en última instancia y si la estabilidad del euro está en riesgo, entonces intervendría el FEEF.

La banca europea está sufriendo las consecuencias de la crisis de la deuda, sobre todo las entidades que tienen una mayor exposición a la deuda griega, como es el caso de Dexia o de la banca francesa.