¡Mexicanos al grito de la paz!

Al tradicional festejo patrio se añaden voces en México que claman por una 'nueva independencia'

MÉXICO, D.F.- Los mexicanos festejaron ayer el 201 aniversario de la Independencia en medio de la incertidumbre por la inseguridad, agresiones cibernéticas a páginas web del gobierno, movilizaciones policiacas y un clamor de social por darle al país otra “independencia”, ahora de los criminales.

El presidente Felipe Calderón cumplió puntual con la representación del Grito de Dolores que lanzó el cura Miguel Hidalgo para arrancar la lucha armada de 1810.

Lanzó vivas en el palco central del Palacio Nacional a Morelos, Josefa Ortiz, Aldama, Allende y Matamoros en el Zócalo de la Ciudad de México seguido de fuegos artificiales sin incidentes, pero faltó más, dijeron líderes sociales, empresariales y políticos en entrevistas separadas.

Coincidieron en que al tradicional “¡Viva México!” o “¡Vivan los héroes que nos dieron patria!” es necesario añadir las nuevas necesidades del país frente a la violencia que atemoriza a la población.

“Necesitamos nuevos héroes que entiendan bien que lo que está pasando en México no es un problema de simples criminales: es gente indispuesta, adisgusto, que se niega a seguirse tragando lo que le quieren imponer, es una lucha por el poder”, opinó Adrián Le Barón, un activista a quien en 2009 le mataron a dos familiares en revancha por denunciar a secuestradores en el fronterizo Chihuahua.

“Lo que hay que gritar ahora es: ¡Viva la elección popular de los jueces, de los jefes de seguridad que hoy los imponen los presidentes y gobernadores”, ¡Vivan los 50,000 muertos que no debieron morir en esta lucha de hoy!”.

Con todo, el temor se ha generalizado. Una estudio de opinión de la firma encuestadora de María de las Heras reveló ayer que el 64% de los mexicanos temía estar en una plaza pública y siete de cada 10 preferían estar en casas particulares con amigos y familiares durante los festejos de ayer.

“Claro que la gente está asustada de estar en las plazas: no es un buen indicador que haya amenazas, militares y policías vigilando, es obvio que algo anda mal y la gente lo sabe”, comentó el senador Graco Ramírez, representante del estado de Morelos, donde al menos una veintena de comunidades fueron amanazadas por criminales que exigían dinero para garantizar el Grito de Independencia en paz.

La Secretaría de Gobernación coordinó un operativo de seguridad en todos los estados con especial atención a los de mayor presencia del crimen: en 2008, la explosión de una granada en el centro de Morelia, Michoacán, saldo con nueve muertos y cien heridos las celebraciones patrias.

“Los vivas que hay que dar es por el empoderamiento de los mexicanos, porque se apruebe la Reforma Política que permitiría las candidaturas ciudadanas y el acotamiento de la clase política”.

Los que acudieron a las ceremonias del Grito en plazas públicas fue por el afán de la fiesta: los mexicanos viven más los aniversarios de la Independencia como la oportunidad de disfrutar unos días feriados o como una oportunidad de fiesta, que como un acto nacionalista.

“Sinceramente a nadie le importa Hidalgo, Allende o los héroes. Los jóvenes van por beber cerveza o cotorrear”, reveló Daniel Mundo, un expandillero de Ciudad Juárez que hoy lidera el colectivo Zarape, organización que busca rescatar a muchachos de la calle.

“Creo que lo que queremos hoy escuchar es: ¡Viva el trabajo! ¡Viva el trabajo bien remunerado!

El descontento social frente a la actual situación en el país llegó ayer a las páginas electrónicas del gobierno. El grupo de piratas cibernéticos Anonymous inhabilitó el sitio web del congreso de Nayarit y de la Coordinación Estatal para el Fortalecimiento Institucional de los Municipios de San Luis Potosí.

La operación fue llamada #OpIndependecia en redes sociales como Twitter y amenazó con “tirar” el sitio web de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La página quedó bloqueada, pero la dependencia dijo que la falta de funcionamiento fue “por fallas técnicas”.

“Hay muchas manifestaciones que claman un cambio de México y la más constante es la de quitar el poder a los políticos”, observó Isabel Miranda de Wallace, quien fundó la organización Alto al Secuestro cuando una banda encabezada por un expolicía plagió y asesinó a golpes a su hijo.

“¡Viva la democracia!, debe ser lema”, adelantó. “No es posible que los partidos exijan la aprobación de las reformas a cambio de más presupuesto, eso es indigno para el país”.

Para empresarios binacionales como el restaurantero y ganadero Salvador Guzmán, dueño de la cadena La Hacienda en Estados Unidos, la situación en México para celebrar las fiestas patrias tiene repercusión negativa en el ánimo del otro lado de la frontera.

“Por un lado tenemos problemas propios: en Tennessee (sede de la firma) han repatriado desde 2007 a 30,000 mexicanos y cada vez vienen menos a celebrar; y por otro nos da tristeza que México no levante, que se esté hundiendo más”.