Muere menor en planta de reciclaje

Trabajador de 16 años sucumbió a gases en el fondo de un túnel

LAMONT, California

Un adolescente murió y su hermano sufrió lesiones graves al verse rodeados por gases en el túnel de una planta de reciclaje donde trabajaban, informaron ayer las autoridades del Condado de Kern.

Armando Ramírez, de 16 años, murió y su hermano, Eladio Ramírez, de 22 años, sufrió lesiones graves a causa del accidente ocurrido el miércoles, informó Sean Collins, portavoz del Departamento de Bomberos del Condado de Kern. Eladio Ramírez fue internado en el Centro Médico Kern en estado grave, afirmó Collins.

Un tercer hombre, que intentó ayudar a los hermanos, también recibió tratamiento pero fue dado de alta, señaló Collins. Ese hombre nunca entró en el túnel.

Los bomberos informaron que hallaron a los hermanos inconscientes siete pies dentro de un pozo en el túnel de drenaje de cemento de la planta de Lamont, ubicada al sureste de Bakersfield. Un rescatista con máscara de oxígeno les colocó un arnés para poderlos subir a la superficie.

Los análisis indicaron altas concentraciones de ácido sulfhídrico en el túnel. El gas, que emana durante el proceso de creación de abono, puede dañar el cerebro y el sistema nervioso central.

El Departamento de Salud y Seguridad Ocupacional de California comenzó una investigación. El Departamento de Trabajo de EEUU también está realizando una investigación debido a la edad de la víctima.

El portavoz del gestor de la planta, Community Recycling and Resource Co., con sede en Sun Valley, no devolvió el mensaje telefónico de ayer.

A los hermanos, que vivían en Arvin, se les había dado solamente máscaras para pintores y botas de caucho para protegerse de los gases, informaron algunos familiares a The Bakersfield Californian.

“¿Por qué no toman las precauciones necesarias si saben que es peligroso?”, preguntó Fidencio Corminales, un familiar. “No les dieron el equipo adecuado. Eso realmente me molesta”.

Los hermanos provenían del estado mexicano de Oaxaca y llegaron hace unos dos años a los Estados Unidos, señalaron los familiares. Primero se dirigieron a Salinas, donde su madre trabaja en el cultivo de frutas y verduras, afirmaron. Eladio obtuvo un trabajo en los campos pero Armando no logró un empleo porque era demasiado joven, informó el periódico.

Luego se mudaron a Arvin para vivir con otros familiares, señaló Verónica García, una tía. Armando obtuvo trabajo primero en la empresa de reciclaje, y luego se unió Eladio.

“Eran buenas personas”, dijo García.

Ninguno de los hermanos hablaba sobre los peligros de sus trabajos, pero sí mencionaron el fuerte olor, afirmó García.

La portavoz de Cal-OSHA, Erika Monterroza, señaló que la empresa no tenía antecedentes de haber cometido infracciones en el lugar de trabajo. Hubo algunas infracciones sobre el uso de la tierra en el pasado, informó el Californian, citando a una autoridad del condado.

El portavoz del Departamento de Salud Ambiental del Condado de Kern, Brian Pitts, informó a KBAK-TV que la planta recibe desechos orgánicos y de alimentos de todo el estado y los transforma en abono que vende para jardinería de fines residenciales y comerciales.

No queda claro la forma en que el ácido sulfhídrico penetró en el pozo y el drenaje, dijo Pitts, pero es extremadamente tóxico.

“A cierto nivel de concentración, uno puede percibir un poco de olor, pero después ya no huele nada más”, dijo. Es así de grave, señaló, porque aunque no se detecte, continúa haciendo daño.