No solo esjueza

Ana María Polo presta su voz a Unidos contra el cáncer para concienciar a latinos sobre este mal

MIAMI, Florida.- La doctora Ana María Polo, la jueza del popular programa de televisión Caso cerrado, trabaja para unir a los latinos de EEUU como la primera vocera hispana de la organización Unidos contra el cáncer (Stand Up to Cancer).

“En 2008, a los cinco años de ser operada de cáncer de seno, vi en la televisión un evento que acaparaba todas las cadenas. Era Stand Up to Cancer y cuando investigué y vi de qué se trataba; me di cuenta de que los latinos teníamos que informarnos más de esta organización”, expresó recientemente la cubanoamericana que combina su amor por la ley con su pasión por la música.

Polo, que canta el tema musical de su programa, ahora canta las virtudes de la organización que ella describe como “el futuro de la cura para el cáncer”.

“Este es un programa proactivo, porque diferentes equipos de investigación, que trabajan para hallar la cura de esta enfermedad, compiten por los fondos recaudados. Tienen que demostrar que su trabajo es efectivo”, explicó.

Hace un año, uno de esos equipos de investigadores médicos desarrolló un examen capaz de descubrir una sola célula cancerosa en el cuerpo. Para Polo, sobreviviente de esta enfermedad, esto es algo muy alentador.

“Imagínate, cuando yo me hago mi examen anual, qué fácil será con una prueba como esta”, apuntó.

Polo se siente honrada de ser la primera figura latina que trabaja para concienciar a los hispanos sobre esta organización que además se enfoca en los tipos de cáncer que afectan mayormente los latinos.

“Esta organización se enfoca en el cáncer de estómago, de hígado y de cuello de útero, en el caso de la mujer, que son los que afectan más a nuestra comunidad”, subrayó.

Cuando no está resolviendo los problemas legales de los invitados a Caso cerrado, que transmite Telemundo, ella enfoca su energía personal en mantenerse saludable en mente, cuerpo y espíritu. Eso le permite no solo mantener su ritmo de trabajo habitual, sino -muy importante para ella- cultivar la paz interior. “Cuando me diagnosticaron con esta enfermedad, hice conciencia de la importancia de comer sano. Ahora prefiero los alimentos orgánicos, que hoy día están más asequibles económicamente, Dejé de usar desodorantes que contienen aluminio y, en general, me dediqué a darle prioridad a la salud”, reveló.

Polo, que creció en un hogar católico, se bautizó en el budismo tibetano que, más que una religión, es una filosofía de vida que orienta hacia el balance y la paz interior.

“Sí, me crié católica y sigo teniendo fe. A mí el budismo me relaja mucho. Me enseñó a tomarme cinco minutos para respirar profundo. Creo que somos más espíritu que otra cosa”, aseveró.

Dos cosas que la ayudaron a sobrevivir esta enfermedad, fueron mantenerse activa e informada.

“Yo me mantuve activa durante el cáncer, iba a mi oficina, compartía con mis amigos, pero además me mantuve informada. Investigué mi enfermedad y los tratamientos; hablé con los médicos, busqué varias opiniones”, sostuvo.

La jueza de la televisión aconseja a las personas que son diagnosticadas con cáncer que “se informen y mantengan una actitud positiva. Esta enfermedad puede enseñarnos muchas cosas, como a valorar más la vida”.

En estos momentos, Ana María Polo disfruta plenamente de su salud y se prepara para realizar un sueño: grabar un disco con sus composiciones.

“Ya hablé con varios productores, entre ellos Emilio Estefan. Eso es algo que llegará”, prometió.

Por el momento, ella está cien por ciento dedicada a llevar su mensaje de esperanza al público latino, y a pedirles que contribuyan a esta importante causa.

“Es importante donar, aunque sea un centavo o cien centavos. Es importante seguir investigando la cura. Y recordar que el cáncer no es un castigo, es algo que le pasa a cualquiera. Unidos podemos vencerlo”, finalizó.