Por la salud infantil

Entre los muchos proyectos de ley que esperan la firma del gobernador de California en las próximas dos semanas, no hay muchos que puedan afirmar que salvan vidas y menos, que ya lo han hecho antes de entrar en vigor. El proyecto AB 395, patrocinado por el pediatra y asambleísta Richard Pan, de Sacramento, merece la firma del gobernador porque no sólo salvará vidas sino también ahorrará dinero al estado a largo plazo.

Annalou Bojórquez es hoy una bebita de casi un año de edad y debe su vida a un programa piloto por medio del cual se añadió a las pruebas que se realizan tras el nacimiento la del Síndrome de Inmunodeficiencia Severa Combinada (SCID). Esta enfermedad es mejor conocido como Síndrome del Niño Burbuja, porque los pequeños afectados pasan buena parte de su –corta- vida, aislados de los demás y siendo tratados por innumerables infecciones que los aquejan por falta de defensas. Annalou fue la primera bebé a la que fue diagnosticada la enfermedad en octubre pasado en un hospital de Clovis y tras un transplante de médula de su mamá Elena, hoy en día está curada y es una nena normal.

En el transcurso de este programa piloto también se descubrió que la enfermedad es más prevalente de lo que se pensaba y que la mayoría de los afectados en California son niños latinos.

El proyecto de ley fue aprobado por la legislatura en forma bipartidista, una rara muestra de unidad, a pesar que el mismo requiere un gasto adicional para implementarse. Los análisis legislativos indican que esa inversión a la larga resultará en ahorros, porque de no ser diagnosticados, estos pequeños requerirán muchos más cuidados y un gasto mucho mayor, tendrán una niñez aislada y la mayoría perderá la vida antes de llegar a la edad adulta.

El Gobernador Brown tiene docenas de leyes por firmar y ha dicho que sólo aceptará las que sean absolutamente necesarias para efectuar cambios. Creemos que AB 395 es una de ellas y que debe convertirse en ley.