Reto de Obama

El presidente favorece una reforma migratoria que no llega

El presidente Barack Obama reafirmó ayer su creencia de que el país necesita adoptar una reforma migratoria que saque de las sombras a millones de indocumentados, pero recordó que no tiene la autoridad para cambiar las leyes unilateralmente.

Lo hizo durante una mesa redonda a través de internet desde la Casa Blanca que estaba dirigida a la audiencia latina. En ella contestó, en algo más de media hora, cerca de una docena de preguntas de diversos temas, entre ellos el de inmigración.

“La reforma migratoria se ha visto afectada por la idea de que yo puedo cambiar por mí mismo las leyes”, indicó Obama, quien de acuerdo a la encuesta Gallup más reciente cuenta con la aprobación del 48% de los hispanos, el índice más bajo en su presidencia.

“Somos un país de leyes, pero también de inmigrantes. Tenemos que crear un sistema que funcione para todo el mundo, y la manera de hacerlo es asegurar las fronteras. Por eso estamos dedicando más recursos ahí”, dijo el mandatario. “También hemos dicho que para esas personas que están aquí sin documentos, tendrían que pagar una multa y aprender inglés para crearles una vía que les ayude a salir de las sombras y contribuyan a la sociedad, de la misma forma que lo hacen quienes han seguido la ley”.

“Para eso tenemos que crear la legislación en el Congreso”, agregó Obama, sin olvidar que el mayor desafío es obtener la luz verde en una cámara que ahora es dominada por los republicanos, además de necesitar 60 votos en el senado.

“Obama no tiene suficiente poder ahora mismo para cambiar la opinión de los miembros del Congreso, y por eso está pidiendo a los votantes que presionemos”, comentó Ange-Marie Hancock, analista política y profesora en USC.

“Obama siente la presión de ganar el voto latino porque el apoyo que obtuvo en 2008 no es el mismo de ahora, ya que no se ha cumplido la promesa de la reforma migratoria y su administración tiene récord en el número de deportaciones”, indicó por su parte Katherine Vargas, portavoz del Foro Nacional de Migración. “Tuvo que haber hecho más presión cuando gozaba de mayoría demócrata en ambas cámaras, pero la reforma de salud le quitó el oxígeno”.

Su intervención tuvo lugar poco después de que la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) anunció el arresto de más de 2,900 extranjeros criminales, la mayoría indocumentados, durante una operación especial que duró una semana.

El aumento en el número de deportaciones, que supera las realizadas durante la administración de George W. Bush, ha hecho que muchos latinos no confíen de la misma manera en el presidente que cuando se postuló para el cargo.

Al respecto de las deportaciones, el mandatario apuntó que “hay leyes en los libros que tengo que cumplir”. “Lo que sí podemos hacer es priorizar con quién vamos a aplicar las leyes, para no ir en contra de las personas que sí actúan responsablemente o calificarían para quedarse legalmente en el país”.

Sin embargo, para Vargas existe “falta de comunicación” entre lo que se ordena desde Washington y lo que terminan haciendo las autoridades a nivel local.

“Falta regularidad en cómo se implementan las directrices de las deportaciones, porque hay mucha confusión. Por un lado se está diciendo que el enfoque es solo en deportar criminales, pero vemos también deportaciones de personas que fueron paradas porque tenían fundida un foco del auto”. En otro orden de asuntos, Obama dijo que una de sus prioridades es “poner a la gente de regreso a trabajar”, incentivando la construcción y mejorando la educación, y que aunque en los últimos 18 meses se han creado dos millones de puestos en el sector privado aún cuesta retomar el rumbo de la economía porque la recesión originó mucho desempleo.

Al mismo tiempo señaló que el gran reto que enfrentan los hispanos es “mejorar el sistema de educación” y para ello invitó a que los padres participen más en la enseñanza de sus hijos y que estos dejen a un lado la televisión y los video juegos para concentrarse en los estudios.

Por otra parte, Obama estuvo de acuerdo en señalar que hace falta fortalecer la economía de México, ya que eso permitiría que muchas personas no decidan salir de su país para sobrevivir, aunque “los inmigrantes son bienvenidos”. Entre tanto, también invitó a que los latinos participen más en la vida política y a salir a votar ya que, según indicó, “no hemos vistos los niveles de participación necesarios para que esos números coincidan con el poder político”.

“Cuando votas con un mayor índice de participación, tienes más influencia en los políticos”, puntualizó.

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain