Robert Rizzo demanda a Bell

El exadministrador pide 1.5 millones de dólares en salario y otros beneficios

Robert Rizzo, el exadministrador de la ciudad de Bell que fue obligado a salir de su oficina en medio de serias imputaciones, dice que aún se le adeudan $1.5 millones por concepto de salario y beneficios.

En una demanda contra la ciudad de Bell, Rizzo aseguró que se le adeuda su salario con intereses, porque no ha sido condenado por un delito grave y no ha renunciado a su cargo.

Según los fiscales, Rizzo orquestó un plan para estafar a un suburbio de Los Ángeles por más de $6 millones que fueron utilizados para pagar salarios exorbitantes a sí mismo y a otros funcionarios de la ciudad. Todos enfrentan cargos de fraude y malversación de fondos públicos.

Rizzo se declaró no culpable.

En la demanda presentada en el Tribunal Superior de Los Ángeles, Rizzo indicó que no se le ha pagado desde que sostuvo una reunión pública en julio de 2010, cuando la pequeña comunidad de Bell supo de su salario y de sus exorbitantes beneficios.

Los manifestantes se mostraron indignados por la compensación de $100,000 a los miembros del Concejo de la ciudad, que se reunía una vez al mes, pero el salario de $787,637 de Rizzo, junto con numerosas ventajas que ascendieron a casi $1.5 millones al año, lo convirtió en ejemplo de la corrupción en el gobierno para los furiosos residentes.

De hecho, los pobladores se acercaron en masa para manifestar su ira en las reuniones de la ciudad.

“En respuesta, el Ayuntamiento bloqueó a Rizzo el acceso a su oficina y dejó de pagar su salario y sus beneficios en virtud de su contrato de trabajo”, según la demanda.

Rizzo comunicó a la ciudad que él no había renunciado, ni se había jubilado o finalizado su acuerdo en agosto de 2010, pero nunca recibió una respuesta, de acuerdo con la demanda.

El alcalde de Bell, Ali Saleh, dijo que dejaría a los abogados hablar sobre el valor jurídico de la demanda de Rizzo.

“La demanda de Rizzo es solo otro ejemplo de la total indiferencia que se ha tenido hacia todas las familias que trabajan en Bell y no es más que otra distracción de las injusticias sufridas por los residentes de Bell bajo la administración de Rizzo”, dijo.

El alcalde se expresó esperanzado de que la demanda sea desechada y de que Rizzo sea declarado culpable de los cargos penales que pesan en su contra.

“La atrocidad real es que los contribuyentes deben gastar preciados dólares de los impuestos para defenderse a sí mismos de una persona que tiene un total desprecio por los debidos procesos y que se ha apropiado indebidamente de millones de dólares de los contribuyentes”, dijo Saleh.

Rizzo presentó la demanda en su nombre. Los números telefónicos de las antiguas casas de Rizzo en Huntington Beach, California, y en Washington fueron desconectados. Un mensaje dejado al número indicado por Rizzo en la presentación de demanda del lunes no fue respondido de inmediato.

El abogado de Rizzo en el caso de fraude y otros cargos, James Spertus, dijo que el reclamo de Rizzo es justo, incluso si la opinión pública indignada se niega a pagarle su salario.

“Gracias a Dios, los jueces no están guiados por la emoción”, dijo Spertus.