Se eleva el total de niños sin vacunas

Hay 11 mil que no están inmunizados; la cifra más alta en el estado desde 1978

A pesar de que California atraviesa una epidemia de tos ferina y de un incremento en casos de sarampión, más de 11,000 niños que entraron a kindergarden en el 2010 no están vacunados.

Sus padres han recurrido a la excepción con base en “creencias personales” para evitar vacunar a los pequeños.

La Dra. Kathleen Harriman, jefa de la sección de Epidemiología de Enfermedades Prevenibles con Vacunas del Departamento de Salud Pública de California, informó que desde 1978 no se había registrado una cantidad tan grande de niños sin vacunas en las escuelas públicas.”Estamos muy preocupados por la cantidad de niños sin vacunas. Estos niños son más susceptibles a contagiarse y pueden fácilmente contagiar a otras personas”, dijo la Dra. Harriman.

La epidemióloga explicó que las vacunas no son 100% efectivas, por lo que requiere que la mayoría de personas se vacunen para evitar que el virus circule.

“Si no mantenemos niveles altos de inmunización corren riesgo tanto las personas que no han sido vacunadas, así como las personas que sí han optado por las vacunas”, dijo la Dra. Harriman.

Las cifras oficiales del estado de California indican que desde el 2004 ha ido en incremento la cantidad de padres que no vacunan a sus hijos.

En algunas zonas como en el norte de California, hay más estudiantes cuyos padres han optado por no vacunarlos, según el análisis de cifras de las autoridades de salud pública.

“No sabemos por qué la cantidad es más alta al norte de California. Lo que sí vemos es que estas personas tienden a vivir en la misma zona geográfica”, manifestó la Dra. Harriman.

La discusión pública se centra actualmente en el rol que ha jugado la falta de inmunización de los menores, en la epidemia de tos ferina y en el incremento de casos de sarampión en California.

Diez bebés menores de seis meses han fallecido víctimas de la tos ferina, la mayoría de ellos de descendencia latina y otras 9,100 personas han sido diagnosticados con esta enfermedad.

También el incremento de casos de sarampión ha levantado una alarma pública. En el 2009 se reportaron 9 casos. En el 2010 la cantidad subió a 27. Y, en el presente año, las autoridades de salud predicen que se darán más casos que el período anterior. Hasta mayo se habían registrado 13 casos.

“Es muy difícil establecer la relación entre la falta de vacunas y el incremento de casos. Lo que sabemos es que cualquier incremento en la circulación de la enfermedad significa más personas enfermas y significa también un incremento en la posibilidad de contagios entre los infantes, quienes son los más vulnerables”, dijo la Dra. Harriman.

Los padres pueden pedir una excepción a la ley que exige que los menores sean vacunados con base en dos argumentos: una excepción médica; o por motivos de creencias personales (o religiosas).

La excepción médica no se da con frecuencia y está disponible para niños con desordenes auto inmunológicos o con alergias. Por ejemplo, hay personas que son alérgicas a los huevos y no pueden recibir cierto tipo de vacunas. En estos casos, los padres deben presentar una constancia médica a la escuela.

En el caso de excepción por creencias personales, los padres no tienen la obligación de explicar o proveer información adicional para sustentar su decisión.

Las personas que optan por no vacunar a sus hijos normalmente lo hacen porque consideran que es lo mejor para los pequeños, ya sea porque no los quieren exponer a mercurio u otros preservantes que han sido cuestionados y ligados a casos de autismo, según expresa uno de los sitio web en contra de las vacunas, http://www.saynotovaccines.com.

“Nos gustaría que los padres opten por vacunar a sus hijos”, acotó la epidemióloga.