Víctimas desaprovechan visas

Es baja la cifra de quienes solicitan tras sufrir abusos, reconoce USCIS

Las visas disponibles en el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) para proteger a víctimas de delitos no están siendo aprovechadas por quienes pudieran resultar beneficiados.

Las estadísticas del USCIS indican que solo el 11% de las visas disponibles para víctimas de tráfico humano (Visa T) fueron solicitadas durante el año fiscal 2010, es decir, de las 5,000 que anualmente se ofrecen, solamente 574 se pidieron.

Ese mismo año se otorgaron 447 visas T, mientras que 138 fueron negadas.

En cuanto a las visas U, que se otorgan a quienes sufrieron abuso físico o mental de consideración al ser víctimas de cualquier tipo de delito, de las 10,000 disponibles cada año, en el 2009 solo se solicitaron 6,835 y se aprobaron 5,825, aunque el año fiscal 2010 se sobrepasó ese tope con 10,742 peticiones y 10,073 concedidas.

Las visas que no tienen tope en el número de solicitudes son las llamadas VAWA (Violence Against Women Act), que se dan a mujeres víctimas de violencia doméstica. En 2010 se concedieron 10,042 visas de este tipo.

Las autoridades de USCIS dijeron desconocer con certeza el porqué los inmigrantes que están siendo víctimas de delitos no están utilizando alguno de estos tres recursos para regularizar su situación migratoria en el país.

“No tenemos idea, creemos que la gente no sabe de estas avenidas como lo son las visas T, U y VAWA”, dijo Lynn Boudreau, subdirectora del centro de servicio del USCIS en Vermont, donde se procesan este tipo de visas.

Desde hace poco más de dos años, indicó la funcionaria del USCIS, se han estado realizando talleres de entrenamiento a corporaciones policiacas de 30 ciudades del país para que informen a las víctimas de delitos que existen estos recursos.

La Visa T se otorga a inmigrantes que hayan sido víctimas de tráfico humano y en caso de que se les conceda el beneficio obtienen estatus legal en el país hasta por cuatro años con permiso de trabajo.

La visa U es para quienes sufrieron un severo daño por algún delito y que está certificado por una corporación de policía, además de colaborar con las autoridades en la investigación del crimen.

La VAWA es para mujeres víctimas de violencia doméstica que denuncian el abuso del que han sido objeto.

Cualquiera de las tres visas representa la posibilidad de obtener una tarjeta de residente permanente (green card) y de que miembros de su familia también se vean beneficiados.

Nancy Reyes-Rubí, abogada de la Legal Aid Foundation de Los Ángeles (LAFLA), indicó que las visas U y VAWA son relativamente nuevas, establecidas en 2003, y muy poca gente sabe de ellas.

La visa T se otorga desde 1994, sin embargo muchas víctimas tienen miedo o simplemente continúan en un estado de esclavitud moderna que no les permite tener contacto con el exterior.

De acuerdo con LAFLA, una organización que ofrece servicios legales gratuitos, en Los Ángeles, se estima que hay unas 10,000 personas viviendo en cierta forma de esclavitud laboral.

Recordó el caso de varias mujeres guatemaltecas que estuvieron recluidas en una casa de seguridad donde las prostituían y fue hasta que alguien se dio cuenta de lo que pasaba y reportó a la policía.

“Es de la única manera en que estas víctimas están siendo beneficiadas, cuando alguien de la comunidad reporta el crimen, porque tiene miedo, todavía hay mucho miedo en la comunidad a las autoridades de inmigración”, comentó.

Las certificaciones que otorgan las corporaciones policiacas para la visa U son muy restringidas, indicó Reyes-Rubí, y por ello muchos casos también están siendo rechazados por el USCIS.

De 2009 a 2011, el USCIS ha recibido un total de 31,379 solicitudes de visa U, de las cuales 7,132 fueron rechazadas, es decir, el 23%.