Voluntarios pintan la escuela… y el futuro

Estudiantes de UCLA ayudan a mejorar primaria de Van Nuys

Alrededor de 300 estudiantes de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) participaron en un día de voluntariado, pintando la escuela primaria Sylvan de Van Nuys ayer por la mañana.

El proyecto fue uno de varios en los cuales participaron miles -pintando escuelas, limpiando playas o repartiendo comida- como parte del programa de orientación a los nuevos estudiantes de UCLA.

“Esto es fantástico” comentó el director de la primaria Sylvan, Larry Kraft-Orozco. “En estos tiempos de recortes económicos, el distrito no ha podido brindarnos los recursos para pintar la escuela y este servicio es muy bienvenido”.

Los estudiantes llegaron en un flotilla de seis autobuses, armados con 70 galones de pintura y cientos de brochas.

“Esperamos que al ver su escuela limpia y bien pintada, los jóvenes desarrollen orgullo y se adueñen de la escuelas manteniéndola limpia”, dijo Kraft-Orozco.

Además de galones vacíos de pintura, algunos estudiantes pensaron en dejar algo más importante en la escuela: una semilla llamada “ganas de ir a la universidad” en la mente de los pequeños.

Durante el receso, tres estudiantes de UCLA fueron rodeadas por la clase de cuarto grado del maestro Mr. Nieto, y se encargaron de pintar un futuro en la imaginación de los pequeños. “Todo lo pueden hacer… ustedes pueden estudiar lo que quieran cuando vayan a la universidad. A ver, ¿quién quiere ser doctor?” preguntó una joven.

“Yo quiero ser doctor y hacer cirugías”, respondió un niño, seguido por el humor de otro pequeño: “Ay sí, pero no me vayas a sacar los pulmones”.

Otro pequeño, que llevaba una cadena dorada exageradamente grande para su cuello, exclamo su futuro: “¡Yo quiero ser hombre de negocios!”

El reto de una educación mas allá de la secundaria está ahora en la mente de muchos de los niños de esta área del Valle de san Fernando, donde es mas común escuchar que Fulanito ingresó en una pandilla, que a José lo aceptaron en UCLA.

Según el director de la escuela, la mayoría de los jóvenes del área apenas terminan la secundaria. “Este es un modelo perfecto para que los niños interactúen con los estudiantes universitarios y se animen entre ellos”.

Perla Gama, miembro de la clase de primer año de UCLA, se mostró orgullosa de donar su tiempo en la escuela de Van Nuys.

“Aparte de que puedo conocer a otros nuevos estudiantes, también me recuerda cuando yo estaba en la escuela y alguien me dijo de ir a la universidad” comentó la joven originaria de Boyle Heights.

“Ya ahora que estoy en UCLA, puedo decirle a estos jóvenes que no crean las mentiras”, comentó la joven que piensa graduarse como antropóloga. “Si alguien te dice, no lo puedes hacer, no le creas.”

Y con seguridad en sus palabras concluyó: “Yo si pude”