Estudiantes en protesta contra bancos

Piden impuestos para financiar la educación; habrán más marchas hoy

SACRAMENTO, California

Preocupados por los constantes aumentos a las colegiaturas, estudiantes universitarios iniciaron ayer dos días de protestas y marchas a lo largo del estado contra los bancos, para forzarlos a contribuir con la educación superior y evitar más recortes al presupuesto estatal.

“Queremos hacer oír nuestra voz porque por todos los recortes que se han hecho a la educación especialmente a los estudiantes latinos les ha afectado más, porque nos está tomando más tiempo graduarnos ya que muchas clases y maestros se han recortado”, dijo vía telefónica Chucho Mendoza Pineda, graduado de CSU Fresno, quien participó en la marcha de ayer en Fresno que culminó con una protesta en tres bancos de esa ciudad.

Filiberto Nolasco, maestro de Historia y estudiante de Posgrado en UC Santa Barbara, quien se preparaba para una marcha hoy, afirmó también en entrevista telefónica que los bancos no pagan suficientes impuestos y si lo hicieran ayudarían a mejorar la educación en California. Agregó que los maestros tienen mucha presión para añadir más estudiantes en sus clases debido a los recortes.

La coalición Refund California, en la que participan estudiantes, maestros, propietarios de casas y líderes religiosos envió el viernes a los miembros de la Junta de Regentes de la Universidad de California, la Junta Directiva de la Universidad Estatal de California y la Junta de Gobernadores de los Colegios Comunitarios, una carta en la que piden firmen un compromiso con cinco demandas para detener los recortes a la educación superior, restaurar los ingresos estatales y mejorar la economía de las familias de California.

Muchos de los directivos de las universidades estatales y colegios comunitarios a la vez son representantes de los grandes bancos, instituciones financieras y corporaciones millonarias, aseguraron en un comunicado los miembros de Refund California.

Las demandas específicas incluyen un impuesto federal a las ventas en todas las transacciones financieras que se hagan en Wall Street para generar ingresos para la educación y la reducción de la deudas hipotecarias que son mayores que el valor de las casas, lo que pondría más dinero en el bolsillo de las familias de la clase media.

La situación de las universidades públicas y colegios comunitarios podría complicarse más si se hacen realidad los recortes programados en el presupuesto 2011-12 por 100 millones de dólares para cada sistema de educación pública superior de California, a partir de enero.