Piden que protejan a Medicare y Medicaid

Grupo de clínicas comunitarias recoge peticiones de sus pacientes

Antes de que se vayan de vacaciones de Thanksgiving, el “Súper Comité” del Congreso debe encontrar la forma de recortar 1 billón de dólares del presupuesto federal.

Algunos de los posibles recortes que se discuten es aumentar la edad de elegibilidad para Medicare y reducción en la cantidad de personas elegibles para Medicaid (MediCal).

Para evitar estos recortes, las 142 clínicas afiliadas a la Asociación de Clínicas de Los Ángeles recogieron alrededor de 5,000 peticiones y entre 600 a 800 cartas de sus pacientes. Estos ruegos recolectados en papel a favor de Medicaid y Medicare, fueron entregados ayer a las congresistas Judy Chu y Lucille Roybal-Allard durante una conferencia de prensa en la clínica comunitaria Eisner Pediatric & Family Medical Center.

“Estos recortes tendrían un impacto enorme en las clínicas comunitarias. Una tercera parte de los pacientes tienen MediCal, si ellos lo pierden incrementaría la cantidad de personas sin seguro médico en la clínica, y se nos haría aún más difícil atender a tantas personas sin ningún tipo de cobertura”, dijo Louise McCarthy, presidente de la Asociación de Clínicas Comunitarias.

McCarthy explicó que después de años de recortes del Estado, y reducciones en la cantidad de fondos disponibles para las personas sin seguro médico, cualquier recorte a alguno de estos programas causaría daños irreparables a las clínicas y a las comunidades que sirven.

Carl Coan, presidente de la clínica Eisner Pediatric & Family Medical Center, dijo que los nuevos recortes significarían una lista de espera más grande para recibir cuidado médico primario y más tiempo de espera en las salas de emergencia de los hospitales.

“Es devastador escuchar que el Súper Comité está dispuesto a sacrificar nuestra habilidad para proveer cuidado a niños y adultos en Los Angeles”, manifestó Coan.

Las congresistas Chu y Roybal-Allard se mostraron conmovidas por la cantidad de peticiones que recibieron y aseguraron que estos ruegos son prueba de la enorme necesidad en las comunidades pobres de Los Ángeles.

“Los Centros de Salud Comunitarios son una parte esencial del sistema de salud y son un modelo de cómo se provee atención médica primaria a bajo costo. Es un modelo aún para el sector privado”, dijo Roybal-Allard, quien señaló que unas 139,000 personas del distrito al que representa utilizan las clínicas comunitarias.

Chu agregó que estas clínicas le ahorran al gobierno federal alrededor de 24 millones de dólares anualmente en visitas a las salas de emergencia y que aportan alrededor de 20 millones de dólares en beneficios económicos en sus comunidades.

Aproximadamente 11 millones de personas de bajos recursos y discapacitados dependen de MediCal y Medicare. En el Condado de Los Ángeles residen unas 10 millones de personas y unas tres millones obtienen cobertura de salud a través de estos programas.