Plan que derrotó a Pearce

Arquitecto de ley antiinmigrante fue destituido en su propio distrito

PHOENIX, Arizona. – Hace diez meses pocos hubieron creído que pudiera pasar lo que parecía imposible: la destitución del senador republicano Russell Pearce, arquitecto de la ley SB 1070 en el distrito más conservador de la Ciudad de Mesa, Arizona.

“El principal desafío fue que la gente creyese que lo podíamos lograr, que dependía de su voluntad sacarlo del poder”, dijo Randy Parraz, co-fundador del grupo que ideó la destitución, Ciudadanos por una Arizona Mejor (CBA por sus siglas en inglés).

Desde enero, CBA se dio a la tarea de recolectar más de 17 mil firmas – un cifra simbólica por ser ese el número de votantes que re-eligió al Senador Russell Pearce en el 2010- para conseguir convocar a una elección especial.

“Al ir alcanzando cada una de nuestras metas la gente comenzó a motivarse”, dijo Parraz quien sabía que era posible lograr un cambio en un distrito con sólo 70 mil votantes registrados en una elección abierta a todos los partidos.

Aunque Pearce se convirtió en una figura nacional como padrino de la ley SB 1070 que convertía en un delito carecer de documentos migratorios en Arizona, CBA se enfocó en el desempeño del republicano en otras áreas como presidente del Senado.

“Esto no empezó por la SB 1070, nuestros voluntarios no estaban motivados completamente por SB 1070, habían múltiples asuntos”, dijo Parraz. “Si hubiese sido así. ¿Dónde estaban los grupos pro-inmigrantes al principio?”.

Parraz fue cauteloso durante toda la campaña de alejarse del tema de la SB 1070 y su organización se enfocó en criticar a Pearce por recortar fondos para la educación, la salud y querer cambiar la Constitución para negarle la ciudadanía a los hijos de inmigrantes indocumentados. También el senador fue atacado por recibir más de 40 mil dólares en tickets para torneos de fútbol y viajes de la organización Fiesta Bowl.

El Distrito 18, donde Pearce ha sido re-electo 16 veces, es principalmente republicano y mormón. Ningún demócrata podría vencer al senador. Pero CBA sabía que había divisiones entre las facciones republicanas y trataron de abrir una oportunidad para que un candidato del mismo partido se presentara.

Así mismo, algunos miembros de la fe mormona comenzaban a distanciarse de Pearce por sus políticas migratorias en contraste con el tratado de Utah que aboga por frenar la separación de familias de inmigrantes.

“Nunca hubiesen iniciado una campaña de destitución, pero si nosotros lo hacíamos íbamos a abrirles la puerta para maniobrar”, dijo Parraz sobre los republicanos en ese distrito.

Cuando CBA presentó más de 10 mil firmas válidas, Jerry Lewis un republicano y mormón anunció su candidatura catalogando a Pearce como un “amigo” y comprometiéndose a participar de una elección limpia en la que no habría ataques personales a su oponente.

Lewis adoptó en sus declaraciones una política moderada hacia el tema migratorio, indicando en algunas ocasiones que la ley SB 1070 había sido un “buen inicio” pero que debían contemplarse aspectos humanitarios y económicos.

Chad Snow, fundador y director de CBA fue quien junto a Parraz ideó la estrategia del grupo. Snow es abogado de derechos laborales, republicano y además mormón, mientras que Parraz es un demócrata progresista.

La alianza de facciones políticas diferentes y de un grupo multicultural enfocado más allá del tema de la inmigración fue lo que les otorgó el triunfo en la destitución, afirmó Snow.

Snow conoció a Parraz en la cárcel del sheriff Joe Arpaio del Condado Maricopa después de haber sido incorrectamente arrestado en su lugar durante una audiencia en la Junta de Supervisores del Condado Maricopa en 2008.

Desde ese entonces Snow se unió a un grupo fundado por Parraz conocido como Ciudadanos del Condado Maricopa por Seguridad y Responsabilidad (MSCA) que presionó a los supervisores del condado a investigar malgasto dentro de la oficina del sheriff.

La alianza de facciones políticas diferentes y de un grupo multicultural enfocado más allá del tema de la inmigración fue lo que les otorgó el triunfo en la destitución, afirmó Snow.

“Lo que pasó en Mesa nos demostró que todavía (El Partido del Te) es una minoría dentro de los republicanos”, dijo Snow. “Pearce perdió en el distrito más conservador de Arizona y entre los votantes republicanos,” agregó.

Lewis obtuvo 53 por ciento de los votos, mientras que Pearce recibió un 45 por ciento, Olivia Cortes quien se salió de la contienda promovida por el Partido del Te para dividir el voto de los latinos obtuvo poco más del 1 por ciento de los votos.

Raquel Terán, directora de campo del grupo Promesa Arizona en Acción aseguró que la presencia de Cortes en la elección como una estrategia para robar el voto “anti-Pearce” es testimonio de que los latinos serían un grupo clave de votantes.

“Nunca había visto que los votantes latinos, estuvieran tan listos para el día de la elección, como lo vi “, dijo Terán, cuyo grupo se encargó de informarlos de que Cortes ya no estaba participando.

Promesa Arizona en Acción contó con un total de 300 voluntarios que motivaron a un universo de 5,000 latinos para salir a votar apoyados de un equipo de jóvenes principalmente.

No hay cifras oficiales todavía sobre cuántos latinos votaron en la elección donde participaron más de 20 mil votantes registrados.

Aún así Terán aseguró que los latinos se hicieron presentes y posiblemente son los responsables de otorgarle un margen de triunfo más elevado a Lewis.

“Esto nos demuestra que nuestra comunidad está alzando su voz y no va a dejar de hacerlo”, dijo Terán. “La comunidad latina se da cuenta de que tenemos poder”.

Más allá de los motivos que inspiraron la destitución del senador su impacto será significante dentro del movimiento pro inmigrante de Arizona. Durante la última década Pearce ha sido el motor de numerosos proyectos de ley que han ido desde incrementar los costos de la educación de los inmigrantes indocumentados en el estado a abrir las puertas a redadas en sitios de empleo por parte del sheriff Arpaio.

Parraz dijo que esperaba que la experiencia con la destitución de Pearce inspirará al movimiento pro inmigrante a darse cuenta de que no se pueden lograr cambios enfocándose en una agenda únicamente ligada a la inmigración.

“Hay que ampliar y profundizar, el tema de inmigración tiene que ser relacionado con otros asuntos multiculturales para avanzar juntos, de manera que los grupos de interés no estén compitiendo los unos contra los otros”, opinó.

A la pregunta de que sigue Parraz inevitablemente respondió: “Joe Arpaio”

“Si nos unimos podemos forzar a Arpaio a renunciar en tres mes, pero eso depende de nosotros. No quiero esperar a que el gobierno federal interfiera”, dijo Parraz.