Alzan su voz contra bancos

Estudiantes protestan en todo el estado para expresar rechazo a 'política abusiva'

Desde Berkeley hasta San Diego, miles de estudiantes universitarios salieron ayer a las calles para protestar contra lo que consideran es una “política abusiva” de los bancos, al tiempo que exigieron que pongan de su parte para mejorar la economía y ayuden consecuentemente a que las universidades no sigan aumentando las colegiaturas.

En 14 campus universitarios de todo el estado se realizaron concentraciones en las que que, según organizadores, participaron unos 10,000 estudiantes. Es la primera vez desde que surgió el movimiento de protestas contra Wall Street que los estudiantes toman la batuta de forma organizada para manifestarse contra la crisis y los recortes en los servicios públicos.

En Los Ángeles, un total de 11 personas fueron arrestadas cuando bloquearon por una hora la intersección de las calles Wilshire y Westwood, cerca del campus de UCLA, según confirmó a La Opinión un portavoz del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

Unas 200 personas marcharon desde el recinto universitario de UCLA hasta un banco cercano para realizar la protesta. La misma estrategia de caminar desde el campus hasta alguna oficina de Bank of America fue repetida en muchos otros lugares del estado.

La convocatoria fue realizada por el grupo que se hace llamar Refund California, con el mismo objetivo y sentimiento que hizo nacer al movimiento Occupy.

Tan solo en UC Berekely Jennifer Tucker, estudiante de doctorado que se unió ayer a las manifestaciones, calculó que había unas 5,000 personas que secundaron la protesta en ese campus.

“El mensaje que llevamos todos es que los bancos deben pagar por este desastre financiero que ha creado Wall Street”, dijo Tucker. “Deben poner de su parte para que más familias no sigan sufriendo, ya que se siguen recortando servicios sociales y aumentando las colegiaturas”.

Las intenciones de algunos estudiantes en Berkeley fue la de instalar carpas y tiendas de campaña en el recinto universitario, a pesar de no contar con el permiso de los administradores. Portavoces de la universidad dijeron que respetaban el derecho de protestar de los manifestantes, pero que no podían acampar en las instalaciones.

“Acampar se considera parte de la libertad de expresión con la que queremos llamar la atención”, opinó Tucker.

En Cal State Long Beach, al menos unas 200 personas se unieron también a las protestas sabiendo que la próxima semana los regentes de ese sistema considerarán un aumento del 9% a las colegiaturas si no consiguen más fondos del estado para hacer frente a los costos de la educación.

“La gente no se puede seguir permitiendo pagar más por los estudios. Muchos estudiantes están viviendo cheque tras cheque y están cansados de tener que salir a buscar dos y tres trabajos”, comentó Donnie Besson, estudiante en Cal State Long Beach. “Muchos están dejando de estudiar porque ni siquiera alcanzan para pagar los libros, y hay otros que piensan hasta en suicidarse”.

“Queremos parar la privatización de la educación pública, que es en lo que se está convirtiendo la educación superior en California”, dijo por su pare Eran Zelnik, quien protestó en UC Davis. “Estamos demandando que los bancos compartan sus ganancias y no vivan a costa de nosotros”.

“Los estudiantes terminan acumulando miles y miles de dólares en deudas porque tienen que pedir préstamos para pagar por los aumentos de las colegiaturas, lo que supone que los primeros años desde que terminas los estudios estás viviendo y trabajando para los bancos para devolver la deuda, cuando ellos han sido los responsables de crear la situación por la que estamos pasando”, agregó. “Es hora de que den algo de regreso por todas las inversiones que nosotros hemos hecho”.

Entre tanto, otra protesta a la que también se sumaron algunos estudiantes tuvo como escenario por la tarde el centro financiero de Los Ángeles, cuando cientos de manifestantes marcharon desde California Plaza hasta las oficinas de Bank of America sobre la calle Hope. Un grupo de personas entró al recibidor del edificio para protestar mientras otros instalaron tiendas de campaña sobre la acera, lo que hizo que llegaran varias patrullas de policía para controlar la situación, luego de que la marcha fue organizada sin avisar a las autoridades.

Tracie Morales, una de las portavoces de la protesta, confirmó a La Opinión que no se habían dado a conocer muchos detalles públicamente sobre la protesta antes de realizarla porque parte del objetivo era tomar por sorpresa a los administradores del banco.

La protesta duró aproximadamente una hora antes de que los manifestantes se dispersaran sin que al cierre de esta edición se concieran detalles de incidentes durante la marcha en la que participaron también profesores y trabajadores de oficinas públicas, como Blanca Gómez.

“Como madre y como hija quiero ver que las cosas mejoren para la comunidad”, dijo Gómez, quien es trabajadora social en el condado de Los Ángeles donde ayuda a familias de bajos recursos. “Es importante que se reconozca que el 99% de las personas no somos millonarios, y que somos nosotros los que estamos pagando por todos los servicios cuando los bancos deberían estar pagando más impuestos”.

“Si no es ahora, ¿hasta cuándo vamos a esperar?”, agregó. “Tenemos que levantaros porque no podemos continuar sufriendo más recortes”.