Ahora le toca ser víctima

Esaí Morales recrea el drama de un mexicano secuestrado

Esaí Morales es un actor de personajes fuertes. Sus proyectos, casi siempre, son muy pegados a la realidad, lejos de la ficción.

“Este es un papel muy diferente porque ahora soy la víctima”, explicó el actor y activista de 49 años de edad. “Pero además es un hecho lamentablemente real”.

El actor se refiere al rol que realiza en We Have Your [Husband], una película que será transmitida hoy por el canal de cable Lifetime..

La cinta está basada en el libro We Have Your Husband: One Woman’s Terrifying Story of a Kidnapping in Mexico, que relata la odisea de la acaudalada familia García Valseca cuando uno de sus miembros fue secuestrado.

El rapto de Eduardo García Valseca, hijo del coronel José García Valseca, quien fuera propietario de una importante e influyente organización periodística en ese país, fue de amplio conocimiento público en México. El empresario permaneció siete meses en cautiverio, y la banda que lo retuvo exigió cantidades millonarias para liberarlo.

Inicialmente, Eduardo y su esposa Jayne -una estadounidense- fueron secuestrados, aunque ella fue liberada por los mismos captores para que se hiciera cargo de pagar el rescate. El secuestro ocurrió cerca del majestuoso rancho de la familia, ubicado a las afueras del tranquilo pueblo de San Miguel de Allende -en el estado de Guanajuato-, donde vivían.

Por eso, antes de que esta historia llegara a manos de Morales como proyecto, ya conocía el hecho; la tragedia de esta pareja se dio a conocer en un amplio reportaje que transmitió nacionalmente una cadena de televisión en inglés.

En entrevista, Morales cuenta que la película, producida por Jean Abounader (The Twelve Days of Chrismas Eve), narra los momentos más crudos y difíciles de esta odisea ocurrida en 2007.

“Está muy cerca de lo que Jayne relató en el libro; creo que hicimos un trabajo muy fiel”, expresó el actor puertorriqueño, quien encarna el personaje de Eduardo García Valseca.

La historia deja los nombres reales, aunque omite el García y señala a una pareja con dos hijos, cuando en realidad son tres.

“Yo no me muestro con la barba tan crecida, ni tan bajo de peso, como lo mostraron [a Eduardo durante el cautiverio], pero logramos captar el espíritu, el dolor, la dinámica de lo ocurrido y mostrar cómo su vida cambió después del secuestro”, explicó.

Sin embargo, independientemente del aspecto físico del protagonista, Morales dice que llevó su personaje muy cerca de ese sentimiento de angustia y dolor de estar en cautiverio, porque tuvo varias conversaciones personales con Eduardo.

“Hablé con él, le hice muchas preguntas”, platicó el actor. “Quería saber qué le ayudó a sobrevivir y a mantener la esperanza”.

Lamentó la ola de secuestros que ocurren en México, una industria que reporta millones de dólares a los autores de este delito.

“[El secuestro] es un crimen espiritual”, expresó Morales. “Es una situación grave en México y es una pena que pasen cosas así que nos afectan como comunidad”.

En la cinta, Morales comparte créditos con Teri Polo, quien también participó como coproductora y realiza el personaje de Jayne.

Tanto en en el libro como en la película, se pone de manifiesto la actuación de las autoridades mexicanas para investigar el caso, que no se ha resuelto, y que la familia, víctima del miedo y las consecuencias de esa experiencia, tuvo que cambiar su residencia de México a Estados Unidos.