No se acaban sus problemas

Médico de Michael Jackson deberá enfrentarse a demandas judiciales

El tiempo que deberá pasar en la cárcel no es el único problema que asecha al médico procesado por la muerte de Michael Jackson. También deberá enfrentarse a demandas judiciales, amenazas de perder su licencia médica y hasta posibles pagos a la familia Jackson.

Algunos de las dificultades han quedado en suspenso desde que el Dr. Conrad Murray fuera acusado de homicidio involuntario en febrero de 2010, y los abogados del cardiólogo han hecho lo posible para eludir los intentos de retirarle su licencia médica.

Luego de que anunciarse el veredicto de culpabilidad, se comenzarán a precipitar las demandas contra Murray en los tribunales civiles, quien seguramente pierda el privilegio de practicar la medicina.

El médico con sede en Houston se enfrenta a una demanda judicial por parte del padre de Jackson, además de verse involucrado en una disputa con el proveedor de su seguro por mala práctica médica. Asimismo, es posible que se le ordene pagar una compensación a la familia Jackson cuando sea procesado por homicidio involuntario el 29 de noviembre.

El abogado de Murray a cargo de las demandas civiles señaló que si dichos juicios continúan, se hurgará en terreno inexplorado durante el juicio penal que tuvo seis semanas de duración, incluyendo además la posible culpabilidad de otros médicos. El equipo de Murray también examinará las opciones en lo pertinente a renunciar a su licencia médica en Texas, con el objetivo de intentar volver a ejercer la medicina dentro de un año.

Brian Oxman, que representa a Joe Jackson, padre de la estrella del pop, en un juicio contra Murray por homicidio culposo, señaló que su caso civil “se concentrará totalmente en lo ocurrido previo a las últimas hora de la vida de Michael”.

Oxman también está trabajando con el abogado de Murray, Charles Peckham, para ampliar posiblemente el caso e incluir a otros médicos que trataron a Jackson, específicamente al dermatólogo Arnold Klein. “Estamos buscando formas de ampliar el alcance y la percepción de esta demanda a todos aquellos que sean responsables por la muerte de Michael Jackson”, señaló Peckham.

Los abogados penales de Murray mencionaron frecuentemente a Klein ante los miembros del jurado y presentaron pruebas sobre los tratamientos con demerol que Klein le suministró a Jackson en los meses previos a la muerte del cantante, pero el juez se negó a admitir el testimonio.

Peckham dijo que algunos de los dictámenes del juez Michael Pastor del Tribunal Superior, cuya intención era hacer énfasis en los cuidados que Murray prestó a Jackson, “restringieron gravemente el testimonio que podría haber mostrado la inocencia del Dr. Murray”.

“Existe una cantidad considerable de pruebas que respalda la creencia de que el insomnio que padecía Michael Jackson se debía a la cantidad excesiva de demerol que recibía”, afirmó Peckham.

No se encontraron rastros de demerol en el cuerpo de Jackson al morir, pero un testigo perito presentado por la defensa afirmó ante el jurado del caso penal que cuando se descontinúa el uso del fármaco algunos de los síntomas observados son semejantes a los causados por el uso del anestésico propofol, que mató a Jackson. Murray dijo que estaba tratando a la superestrella del pop con propofol para que pudiera dormir mientras se preparaba para una serie de conciertos de su regreso musical.

El abogado de Klein, Garo Ghazerian, no devolvió el mensaje telefónico realizado el jueves en busca de sus comentarios.

Los abogados de Murray piensan apelar el procesamiento penal, pero mientras tanto el médico continúa en la cárcel sin derecho a fianza hasta recibir su condena. Luego de celebrarse la audiencia, los fiscales podrían solicitar compensación para la familia Jackson, aunque su madre y sus hijos ya recibieron millones de dólares para su sustento del patrimonio del cantante desde su muerte.

La posibilidad de obtener dinero de Murray es incierta, ya que el médico nunca recibió el pago por sus servicios a Jackson y se encuentra asediado por los acreedores. No se sabe cuánto dinero tiene Murray o recibirá como resultado de un proyecto para un documental que se transmitirá el viernes de noche en MSNBC.

“Como delincuente procesado, no puede obtener ganancias por el crimen cometido”, señaló Oxman. “La familia tiene derecho a recibir esos fondos”.

El documental se vendió a canales de televisión en varios países y ya fue transmitido en Gran Bretaña.

Louis Perry, el conductor que trasladó a Murray desde y hacia el tribunal todos los días durante el juicio, dijo el viernes que los productores realizaron importantes gastos en Murray, como las cenas con abundantes y costosas bebidas alcohólicas y el alquiler de más de 3,000 dólares por una camioneta para 12 pasajeros para llevar a almorzar al médico, su familia y sus defensores durante el juicio. También se le ordenó llevar a Murray a una elegante tienda de departamentos, donde Murray se probó y entalló trajes nuevos, incluido el traje que usó el lunes cuando lo retiraron esposado de la sala del tribunal, pero Perry no supo determinar con exactitud la cantidad de dinero que se gastó en vestimenta.

Desde agosto 2010, Murray mantiene una disputa con su asegurador por mala praxis, Medicus Insurance Co., en un tribunal de Houston. Medicus desea que el juez dictamine que no es responsabilidad de la aseguradora pagar por las facturas legales del médico generadas por las disputas con varias juntas médicas, la demanda de Joe Jackson y la defensa penal. El caso se interrumpió hasta finalizar el juicio penal.

Peckham continúa afirmando que la póliza, comprada un mes antes de la muerte de Jackson, debe cubrir las facturas legales de Murray.

La condena de Murray debería representar el fin de su carrera médica, aunque Peckham señaló que se están dando los pasos necesarios para proteger a una clínica de Houston que fue fundada en honor al padre de Murray.